Mamoplastia de reduccion

Durante muchos años, la técnica clásica de reducción mamaria, ha consistido en la extirpación del tejido glandular y de la piel, según un diseño    de resección que dejaba una cicatriz en forma de T invertida, desde la areola y en todo el surco submamario.
Posteriormente, esta técnica fue modificada por el Dr. Lassus y la Dra. Madelainc Lejour, que diseñaron una técnica en la que sólo aparecía una cicatriz vertical, desde la areola al surco.
Dicha modificación supuso un gran avance en las técnicas de reducción mamaria pero, al mismo tiempo, el hecho de diseñar previamente a la intervención donde colocaremos el complejo areola-pezón y extirpar toda esta área de piel en el inicio de la operación quirúrgica, presentaba el gran inconveniente de que obligaba al cirujano a colocar el complejo areola-pezón en una posición lija, diseñada previamente, lo cual daba a veces asimetrías y podía producir un excesivo sufrimiento de la piel al efectuar la sutura y quedar la mama con demasiada tensión pudiéndose, incluso, necrosar el complejo areola pezón.

Esta entrada fue publicada en Reduccion mamaria y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>