Sustancias para relleno de labios y mas

Llegan, se instalan y -como algunos familiares en plena temporada de vacaciones- “no se van más”. Hablamos de las arrugas, claro. O cuanto menos de algunas de ellas. De ésas que, con el correr del tiempo y de las morisquetas, se nos acomodan en la cara para nunca más moverse de allí. Somos humanas, claro, y nuestro modo de gesticular (casi tan intransferible como el color de ojos o las huellas dactilares) acaba impreso en nuestra propia cara. El punto es que -más allá de los probados talentos de la toxina botulínica tipo A para impedir que nuestra frente termine convertida en una especie de mapa caminero ambulante- inmovilizar al músculo que genera la arruga es tratar sólo la mitad del problema. Porque, hecho esto, ¿qué pasa con el surco resultante? ¿Qué hacer con el “corte” más o menos alevoso que siempre implica para la piel toda morisqueta más o menos frecuente? Pues contra eso, dicen los entendidos, los rellenos (así, en plural, porque hoy existen decenas de tipos y marcas de ellos) son la opción más adecuada. Básicamente, porque lo que hace el relleno o filler es, justamente, rellenar la arruga (igual que como hace el enduido con la grieta de una pared), logrando de este modo un cutis sin antiestéticos desniveles. Ahora bien, convengamos que no siempre la culpa es de nuestros gestos. A menudo, y aunque semejante legado no nos haga demasiado felices, heredamos de nuestra familia -por ejemplo- un surco nasogeniano más que bien definido. Tanto que hasta quizás, al mirarnos al espejo, sintamos como si alguien hubiera trazado una especie de corte en forma de medialuna que va desde la base de la nariz y llega hasta la comisura de los labios. Pues bien, parece que también “regalitos” familiares de esta índole pueden ser abordados desde la técnica de filling o relleno, y con muy buenos resultados.
IDENTIKIT DE UN ALIADO
De acuerdo con la Dra. Agustina Capellino, ‘los rellenos o fillers son sustancias sintéticas, biológicas o siliconadas que se emplean para dar volumen a cualquier zona que lo haya perdido con el correr de los años, los rellenos también se usan para emparejar superficies. Por ejemplo, en el caso de una piel con cicatrices de acné. Pero básicamente se recurre a ellos para tratar las arrugas y los surcos del rostro, porque permiten obtener excelentes resultados, en muy poco tiempo, sin someterse a una intervención quirúrgica y a un costo más conveniente. No en vano, en Europa se los llama la cirugía de última generación”, abunda. En el inicio de esta técnica, se usaba como relleno la grasa del propio paciente, algunas siliconas o bien el colágeno bovino. Pero, con el correr de los años, el desarrollo de las investigaciones, la creación de nuevos productos (y también, por qué no decirlo, tras la epidemia de Vaca Loca que desalentó la aplicación de rellenos de origen animal y algunos inconvenientes asociados al uso de las siliconas) los fillers se han convertido en las nuevas estrellas del cielo estético. Y razones hay de sobra. Para comenzar, no exigen internaciones, ni cortes ni suturas. La aplicación demanda en promedio una hora, sólo se aplica anestesia tópica o local, el tratamiento es ambulatorio y (la frutilla del postre) los resultados son visibles de inmediato o bien en cuestión de horas. En cuanto a su duración, si bien antes se apostó sobre todo a los rellenos permanentes, a raíz de algunos inconvenientes suscitados por el empleo de determinados materiales (tal el caso de las siliconas, por ejemplo, que podían desplazarse o bien terminar generando un granuloma de cuerpo extraño incluso muchos años después de su aplicación) hoy la tendencia es otra. Los especialistas prefieren materiales biocompatibles, biodegradables y por ende con una vida útil ciertamente más breve.. .y tranquilizadora.

Esta entrada fue publicada en Rejuvenecimiento facial y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>