El origen del lifting y cirugías de abdomen

Una de las primeras apronectomías abdominales (esto es, el retiro de grasa del abdomen) está fechada en Baltimore, en 1899. La realizó el Dr. A. Kelly a una mujer de 120 kilos a quien le extrajo un trozo de grasa de 90 centímetros de longitud por 30 de ancho, 7 de profundidad y 7 kilos de peso. Faltaban pocos años para el primer estiramiento facial, que llegó con el nuevo siglo. Sucedió en 1906, cuando el cirujano Erich Lexer operó a una actriz que, sin querer, le mostró el camino: antes de ir a dormir, la mujer se estiraba la piel de la cara hacia atrás, se vendaba fuertemente la frente y se sujetaba la venda con cintas de goma que pasaba por la parte posterior de la cabeza. Lexer copió este procedimiento realizando incisiones en forma de “S” detrás de las sienes, de las orejas y en el borde del cuero cabelludo donde “enganchaba” la piel que estiraba. Había nacido el lifting.

Esta entrada fue publicada en Rejuvenecimiento facial y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>