El diagnóstico de la celulitis

La celulitis es una de las afecciones que comprometen a la mujer de manera física, psíquica, estética y social. Aproximadamente el 90 % del sexo femenino padece este trastorno en algún momento de su vida.
En nuestro campo, la estética, la celulitis es uno de los motivos de consulta más frecuentes. El tratamiento de esta afección puede producirnos un doble sentimiento. Por una parte nos produce alegría ya que nos permite incrementar nuestra actividad laboral. Pero en muchas ocasiones, esta sensación es reemplazada por otras totalmente opuestas. Me refiero a la frustración, fracaso, angustia y depresión debida a los resultados poco significativos, a pesar del esfuerzo llevado a cabo por la sociedad esteticista-paciente. Muchísimos de estos fracasos se deben a un mal inicio, a un incorrecto diagnóstico de la afección.
Es muy generalizada la creencia que toda situación estética que se presente con nodulos cutáneos únicos o múltiples, (de piel alcolchada o piel de naranja), tiene como posible y único diagnóstico la celulitis. Grave error
Existen una treintena de afecciones que compromenten el panículo adiposo, el sistema linfático y los vasos sanguíneos y que pueden dirigirnos -si no estamos prevenidos-a un equívoco diagnóstico y en consecuencia a un tratamiento que no sólo no nos conducirá al éxito esperado sino que, en muchos casos, agravará el cuadro preexistente.
El panículo adiposo es la fracción de tejido graso que se encuentra entre la dermis y la fascia muscular que envuelve el cuerpo humano. Esta compuesto por células y fibras. El adipocito es la célula más abundante y voluminosa de dicho tejido. La célula grasa o adipocito tiene la característica de ser muy lábil. Cuando recibe una agresión, responde con la necrosis, es decir, con la propia muerte celular, inmediatamente ocurrida esta situación, aparecen en escena unas células denominadas macrófagos. Su función es la de fagocitar y hacer desaparecer los desechos celulares, reemplazando el tejido graso original por otro fibroso.

Esta entrada fue publicada en Eliminar celulitis, Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>