Perder grasa o perder peso

¿Para qué sirve conocer la diferencia entre adelgazar y bajar de peso? Para que la gente tenga en cuenta que, cuando la balanza indica que tiene 5 kilos menos, esto no quiere decir que haya perdido grasa: sólo bajo de peso. Si los kilos perdidos son sólo de líquido, las masas corporales quedan igual y en pocos días el peso perdido se recupera. Este es el mecanismo más común cuando se hacen dietas “shock” o exprés, porque el organismo no tiene la capacidad de adelgazar, quemar grasas, en tan poco tiempo. ¿Adelgazar siempre es bajar de peso? Una persona que baja kilos de grasa corporal y mantiene el volumen de los otros tejidos (músculos, órganos, etc.) estable, verá cambios en la balanza, pero “adelgazar” no siempre implica “bajar de peso”. Una persona puede seguir una dieta de menos calorías, para que el organismo utilice sus grasas de reserva, pero a su vez es posible que siga un plan de actividad física para aumentar su masa muscular. Es muy común que una persona que hace buena actividad física, en la balanza no note grandes resultados, pero al medir la composición corporal, observará que subió 2 kilos de músculo y bajó 2 kilos de grasa. O sea, está adelgazando pero no está bajando de peso. Es posible adelgazar y bajar de peso y, también, adelgazar y mantener el mismo peso. ¿Qué diferencia hay entre bajar de peso eliminando tejido graso y eliminando tejido magro? Cuando uno pierde tejido magro, está perdiendo tejido estructural del organismo, cuya función básica no es la de ser un combustible y, desde el punto de vista nutricional, no es tan conveniente perderlo. De hecho, dentro de un tratamiento de adelgazamiento, además de un plan alimentario, se prescribe actividad física porque, si una persona restringe las calorías de la dieta pero no hace actividad, la tendencia natural del organismo será la de bajar el volumen -o quemar- lo que está inactivo: si no se usa la masa muscular, lo primero que va a hacer el organismo es bajarla. Por eso, no es casual que las personas que hacen dieta sin actividad física, a los pocos días, se sientan “flojas” o cansadas: lo que sucede es que bajaron de peso, pero no saben cuánto se perdió de masa muscular y cuánto de tejido graso, o sea, cuánto cambió su composición corporal. ¿El índice de Masa Corporal (1MC) es útil para saber si una persona adelgazó? El IMC indica si estoy bajando de peso, pero no si estoy adelgazando, porque utiliza dos mediciones, el peso y la talla, y ninguno de los dos datos tiene que ver con la composición corporal. Al perder kilos, mi IMC bajará, pero eso no indica si estoy adelgazando. ¿Qué método indica si estoy adelgazando y no solo perdiendo peso? Las medidas de contorno de cintura son un patrón que los especialistas usamos más que la balanza: si una persona redujo sus medidas, sí está adelgazando y quemando grasas. La medición del perímetro de cintura es independiente del IMC y de la contextura física de la persona e involucra solamente el tejido graso del abdomen. ¿Esto es válido también para las mujeres, que tienen otra forma de obesidad? Sí, es útil para ambos sexos: cuando un varón supera los 95 cm de cintura o una mujer supera los 80 cm de cintura, el riesgo está aumentado. Cuando el perímetro supera los 102 cm en hombres y los 88 cm en mujeres, el riesgo está muy aumentado. ¿Cómo se mide la composición corporal? Para determinar la composición corporal, hay métodos antropométricos, que consisten en la medición de distintos segmentos corporales.¿Cuál es el método más usado? La medición de los pliegues grasos, con la cual se puede establecer el porcentaje estimativo de grasa que tiene una persona, de acuerdo con su sexo y edad.¿Es útil en todos los casos? Depende: para saber si una persona bajó 1 kilo de grasa corporal, quizás no es recomendable, porque sólo un kilo de grasa corporal no se ve reflejado en un valor de pliegue que sea mensurable. En esos casos, es más efectiva una bioimpedancia, que permite saber si la persona bajó kilos de grasa y subió kilos de masa muscular.¿La contextura física es importante para estas mediciones?No; la medición de los pliegues grasos no depende tanto de la contextura, sino del sexo y la edad. La mujer y el varón, hasta el desarrollo, tienen proporciones similares de masa grasa y magra: a partir de la pubertad y de la diferenciación sexual, el varón disminuye en un 5% su masa grasa y aumenta en un 5% su masa muscular (por eso, generalmente, los hombres tienen más fuerza), mientras que las mujeres elevan un 5% su masa grasa.

Esta entrada fue publicada en Tratamientos para el abdomen y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>