Combatir el envejecimiento de los labios

Combatir el envejecimiento de los labiosLa expresión del envejecimiento en la piel es la atrofia del tejido conectivo que constituye la dermis, que origina su afinamiento y la aparición de arrugas.
Este envejecimiento natural se acentúa en las zonas expuestas a la radiación solar, donde se produce un daño mayor de las fibras colágenas y elásticas de la dermis. En el rostro, lo que envejece más precozmente son los párpados, allí aparecen las conocidas “bolsas” y “patas de gallo”. Luego, se forman arrugas en la región perioral, perpendicularmente a la línea de definición de los labios. Estas, no sólo son inestéticas en sí mismas por el aspecto de “fruncido” que producen, sino que complican el maquillaje de los labios ya que el labial se escapa por ellas. Los labios disminuyen de espesor, afinándose de tal modo que las arrugas pasan a ser profundos surcos. Pero eso no es todo. Vale la pena prestar atención a lo que ocurre en la línea que limita los labios: gradualmente va desapareciendo el reborde o resalte que existe a ese nivel y el bermellón va siendo invadido por la piel. La consecuencia es un labio redondeado e informe, en el que es muy difícil definir sus límites. Además de la acción de los rayos solares, hay otros factores que agravan el envejecimiento normal de los labios. Tales son la mímica exagerada y el hábito de fumar. El humo del tabaco absorbido por la piel vecina produce una intensa y sostenida vasoconstricción; la isquemia consecuente restringe la respiración celular y debilita el matabolismo de las células, acelerando el envejecimiento del tejido.                                                                                        ¿Qué hacer para mejorar esta situación? Desde el punto de vista preventivo, es imprescindible dejar de fumary usar pantallas solares de máxima protección, tanto en los labios, como en la piel circundante.
Terapéuticamente, existen varias alternativas. El afinamiento y el redondeo de los labios suele repararse mediante el reemplazo del tejido faltante. Para ello se usan el autoinjerto de grasa, implantes de colágeno, ácido hialurónico, ácido poliláctico o silanoles. Estos métodos deben complementarse con exfoliaciones y dermopigmentación del borde de los labios. Las exfoliaciones físicas (nitrógeno líquido), químicas (fenol o ácido tricloro-acético) o mecánicas (dermoabrasión), completan la eliminación de las arrugas más finas. La dermopigmentación (tatuaje con pigmentos férricos rojos) permite redelinear el borde del labio. La conclusión: mejores prevenir que curar.

Esta entrada fue publicada en Rejuvenecimiento facial y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>