El uso de solariums para broncearse

El uso de solariums para broncearseLos medios de comunicación la han tomado con los U.V. y no pasa día en que no se cuestione el uso de los solariums. No hay que ocultar, por otra parte, que algunos Centros de Estética tienden a dejar que el cliente se las arregle solo con los solariums, sea cual sea su grado de información sobre los UV y sean cuales sean las consecuencias para su piel. Resultado: mucha confusión entre los consumidores, que dejan de tomar UV, ignorando que, correctamente dosificados por un profesional que disponga de un material de calidad, son, por el contrario, una garantía de salud y buen aspecto.

¿Cómo tranquilizar a sus clientes ofreciéndoles al mismo tiempo todas las condiciones de un buen programa de bronceado? ¿Cómo valorar el mantenimiento riguroso de un material sofisticado y la eficacia de un servicio puntero? Pascal Auge, de la firma JK France, nos hace aquí algunas precisiones sobre este tema, dirigidas a las esteticistas profesionales.
“La gente se expone de forma inconsciente a los UV, pudiendo llegar a poner en peligro su salud y, en cualquier caso, el aspecto de su piel, haciéndola envejecer prematuramente. Creo pues que corresponde a las esteticistas hacer que sus clientes tomen conciencia del formidable potencial que representan los UV para la salud, el tono y la luminosidad de la piel, sin dejar nunca de ponerlas en guardia contra los peligros que pueden representar igualmente esas exposiciones hechas a tontas y a locas, sin respetar su fototipo de piel ni tener en cuenta la potencia del aparato”, explica Pascal Auge.

Nunca lo repetiremos bastante: exponerse al sol o a los UV de forma imprudente con relación al fototipo que se tiene, provoca un envejecimiento prematuro de la piel. Hay que saber que si se sobrepasa un cierto techo, diferente según cada tipo de piel, ya no se broncea más. Es aberrante e irreal -subraya Pascal Augé-decirse: “Como tengo tiempo, voy a exponerme media hora más”. Eso no sirve sino para desecar la piel y acelerar su envejecimiento.

Esta entrada fue publicada en Consejos saludables y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>