Los hombres y el afeitado

Los hombres y el afeitado

La piel masculina, de 16 a 24% más espesa que la femenina, es más resistente. Sin embargo, esta diferencia es un hecho sólo hasta los 30 años, pues a partir de esa edad empieza a producirse la flaccidez, para estabilizarse a partir de los 50 años.
Los hombres tienen de 2 a 3 veces más sebo que las mujeres. La consecuencia de esta mayor abundancia sebácea es la de presentar más puntos negros y granos.
Por supuesto, las arrugas se forman menos rápidamente en la piel masculina, pero se acentúan más. Además, la epidermis se vuelve frágil a consecuencia del afeitado diario y adquiere un aspecto falsamente seco, dejando la puerta abierta a irritaciones y cuperosis.
El afeitado es pues un acto al que hay que prestar mucha atención. Es el momento ideal para aportar a la piel todos los cuidados que necesita y preservarla de las agresiones y el envejecimiento.
Para algunos, afeitarse es una carga. Sin embargo, actualmente el 65% de los hombres se afeitan regularmente, contra el 55% en 1980.
Eso equivale a decir el esfuerzo emprendido por los hombres para cuidar su imagen.
– un 36% son adeptos a la maquinilla eléctrica,
– un 64% son incondicionales de la cuchilla de afeitar.

Esta entrada fue publicada en Arrugas en la cara y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>