Los tipos de jaqueca y como tratarlas

Los tipos de jaqueca y como tratarlas

Síntomas según el tipo de jaqueca

La jaqueca más frecuente es la clásica, con presencia de aura antes o durante la crisis, y la común, sin aura. En la jaqueca común el dolor se instala después de los síntomas iniciales y puede alternar entre ambos lados del cráneo o abarcar toda la cabeza. Hay otros tipos de jaqueca, pero son menos frecuentes y presentan una complicación extra, además de los síntomas habituales, como parálisis de un lado del cuerpo y disminución del nivel de conciencia. En este caso, es aconsejable buscar con urgencia atención médica.

De no tratarse, la jaqueca se desarrolla con intervalos más cortos, y la intensidad y la duración de la crisis aumentan. “Cambian también las características del dolor. Deja su condición de pulsátil para pasar a ser ‘masivo1. En algunos casos el paciente llega a padecer dolor todos los días, con una constelación de ansiedad, fastidio generalizado, desánimo y depresión”, explica el especialista.
Teniendo en cuenta lo complejo que resulta identificar las causas y características de la jaqueca, el Dr. Venturini recomienda que el paciente lleve un diario del dolor y registre en él, día por día, lo que siente, incluso cuando no sienta ninguna señal especial. Durante la crisis, es preciso anotar los síntomas asociados y graduar la intensidad del dolor, en una escala de 0 a 10. “El gráfico que se obtiene sobre la base de esas anotaciones permite una visión más objetiva, pues ofrece datos comparativos concretos”, explica el médico.
alivian el aolor
Tal como asegura el Dr. Venturini, lo ideal es recurrir a la medicación no bien aparecen los primeros síntomas, para minimizar el dolor o incluso lograr que desaparezca. Automedicarse con analgésicos puede alterar el equilibrio de las sustancias químicas del cerebro y hacer que el dolor se vuelva crónico”, advierte el neurólogo,
Para cortar el dolor durante la crisis, lo nuevo son los triptanos, droga de última generación que disminuye la vasodilatación Pueden ser administrados por boca, por nariz o por vía subcutánea. Otra opción son los derivados de la ergotamina, sustancias conocidas desde hace más de 50 años. Los dos medicamentos están contraindicados para embarazadas, personas con problemas vasculares periféricos y enfermedades reumáticas y coronarias y son recomendados para quienes tengan más de tres episodios de jaqueca mensuales. Con estos pacientes, el médico puede seguir un tratamiento profiláctico -de entre 3 y 9 meses-con medicación anticonvulsiva, antihipertensiva, antivértigo y/o antidepresiva.
Al prescribir los remedios, el médico considera ía existencia de otras patologías como depresión e hipertensión. En casos de intolerancia a los medicamentos y en las crisis leves, la alternativa terapéutica son los nuevos antiinflamatorios y analgésicos. A veces se complementan con medicamentos que combaten los efectos colaterales, como las náuseas,
Cuando los remedios convencionales no hacen efecto, puede recurnrse a la toxina botulínica. La aplicación de esta sustancia en la cara o en la región cervical, a cargo del médico, reduce 30% la frecuencia de las crisis.

Esta entrada fue publicada en Consejos saludables y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>