Archivo de la categoría: Que es hepatitis

Enfermo de hepatitis

Algunos consejos a tener en cuenta:
Usar profilácticos en las relaciones sexuales para evitar el contagio de los virus E y C. Emplear las vacunas que existen contra los virus A y B Aquellas personas que utilicen agujas, no compartirlas. Tampoco cepillos de dientes ni cualquier elemento punzo-cortante (tales como razuradoras, etc.). Aquellos que trabajan en ámbito médico y no hayan recibido las vacunas, pueden exigirla (es obligatoria por ley). No hay mayores problemas con las hepatitis y la alimentación.
Si un enfermo de hepatitis debe excluir algunos alimentos dentro de sus comidas no es porque incluirlos Implique que les haga más daño sino que su hígado no lo tolera. Es decir,
no hay dietas especiales protectoras del hígado pero sí algunos alimentos específicos que pueden irritarlo.
De todas maneras, siempre se prefiere ingerir comidas sencillas y poco irritantes: pocos fritos, pocas grasas y con muy pocos condimentos.
A la hepatitis, como a toda enfermedad, cuanto antes se la detecte mejor es. No importa de qué tipo sea. Más o menos riesgosa, nunca es bueno estar enfermo. Además, es importante tener en cuenta que la hepatitis se contagia, y que a veces, uno puede estar infectado por ella sin saberlo. La hepatitis es una enfermedad que se adquiere, no está incluida en la información genética, por lo que no es hereditaria. Por eso, es necesario tomar las medidas necesarias de precaución para prevenir el contagio y permanecer sanos. Como siempre, -una vez más-, ante cualquier duda, consulte a su médico.

Publicado en Que es hepatitis | Etiquetado , , | Deja un comentario

El virus de la hepatitis

El uso de la vacuna es simple y muy efectivo, y está indicado para las hepatitis tipo A y B.
Hepatitis C: se pueden tener complicaciones a largo plazo. Aquí también se puede superar la etapa aguda para pasar a la crónica. A pesar de que cada vez se sabe un poco más sobre este virus, sigue siendo sobre el que menos se conoce. La vía más importante de contagio es la parenteral: inyecciones (agujas). Hoy hay recursos mucho más sofisticados que antes para diagnosticarla con más certeza y hay algunos medicamentos que detienen la progresión del virus. El resto de las hepatitis son, definitivamente, menos comunes que la A, B y C. Igual hay información sobre ellas:
Hepatitis D: se cree que la hepatitis D (delta) sólo se desarrolla en personas que también tienen hepatitis B. Se transmite, principalmente por la sangre, aunque también puede haber contagio por vía sexual.
Hepatitis E: igual que el virus A, el virus E se transmite principalmente vía fecal – oral y la enfermedad es más común en áreas donde se carece de higiene adecuada. Por lo general, la hepatitis del tipo E es leve.
Hepatitis F: se sabe poco respecto de este tipo, que de todas maneras, produce un escaso porcentaje de enfermos.
Hepatitis G: es transmitida por la sangre, aunque también puede haber contagio por vía sexual o transmitido de madre a hijo. Se cree que el virus G no ocasiona enfermedad hepática.
Ahora, ¿qué ocurre con el tema de dar o recibir sangre? “Nada”, explica el doctor Ernesto Efrón, “porque la sangre se controla siempre antes de hacer una transfusión y estos virus salen en un análisis”. Es más, ese es el método de diagnóstico. “Cuando el médico contempla la posibilidad de que exista el virus de la hepatitis (de cualquier tipo), se le pide al paciente que se haga, junto con el análisis de sangre, un he-patograma, que son los aspectos bioquímicos de la producción del hígado. En el análisis, el médico observa que las enzimas del hígado están muy elevadas (y son casi exclusivamente los virus de la hepatits capaces de elevar estos índices de manera tan notoria)”, explica el especialista.
Con respecto al tema del embarazo, con el único virus que podría haber problemas es con el de la hepatitis B, por el modo de contagio. Es recomendable, el chequeo permanente de la mujer embarazada. Si llegara a tener el virus de hepatitis B durante el embarazo, hay recursos para tratar al bebé cuando nace. Es importante tratarlo apenas nace ya que de lo contrario, el chico puede tener problemas con este virus en el futuro. Se le aplica la vacuna y se le da gama-globulina antes de dejar el hospital, clínica o sanatorio en donde haya nacido. Esta medida es altamente eficaz.

Publicado en Que es hepatitis | Etiquetado , , | Deja un comentario

Virus hepatitis b

Hepatitis B: existen lies posibilidades de contagio (las.mismas que el HIV) Estas son:
a) Sangre con sangre: transfusiones, compartir agujas.
b) Vía sexual sin protección
c) De la madre embarazada a su hijo
El doctor Efrón informa: “De 100 personas afectadas, algo menos de un 10% quedan como portadores crónicos (a veces I de cada 20) Si se llega a insuficiencia hepática, entonces hay que recurrir al transplante “.
Los síntomas iniciales pueden ser fiebre, dolores de estómago, náuseas, vómitos, pérdida del apetito y dolores musculares; sin embargo, se cree que aproximadamente un tercio de las personas con Hepatitis B no experimentan síntomas. La prevención se puede hacer antes de haber tenido contacto con el virus (antes de iniciar la etapa de actividad sexual, por ejemplo) o bien, después. “Las vacunas son brillantes y altamente efectivas “, explica Efrón.
Si, pese a todo, una persona se enferma, entonces se recurre a una gamaglo-bulina específica para el virus B (que es diferente que la que se da para la A y, desde ya, ninguna de las gamaglobuli-nas ya nombradas sirve para el virus C). En el ambiente médico, por haber riesgo más elevado de contagio, es obligatoria la vacuna, por ley. Todo el personal ligado a la actividad médica -desde médicos hasta camilleros- debe estar vacunado contra este virus.

Publicado en Que es hepatitis | Etiquetado , | Deja un comentario

Síntomas de hepatitis

¿Reposo absoluto?
El reposo absoluto está indicado cuando el paciente se encuentra más afectado por la enfermedad; en realidad, depende de lo que el paciente dice que siente (de alguna manera, él se “automedica” el reposo). Antiguamente, se le imponía el reposo a los pacientes, hasta el momento en que el último de los estudios daba normal. “Hoy, cuando el paciente se siente bien, fuerte y clínicamente muestra mejorías, entonces puede abandonar el reposo”, indica el doctor Efrón, médico infectólogo. Ya no existen esas estadías en cama de más de 40 días. Se entiende que nadie tiene ganas de hacer las actividades diarias cuando se siente mal o tiene los síntomas de hepatitis (náuseas, vómitos, cansancio, ictericia, es decir el color amarillo de la piel producido por un aumento de la hormona bilirrubina) y el reposo debe ser respetado, sobre todo, cuando se siente demasiado cansancio. Pero no hay necesidad de obligarse a ello o de suspender la ida al trabajo, colegio o facultad; obviamente estamos ha blando del caso en el que el paciente se sienta bien. Ni siquiera, como suele pensarse frente a un enfermo de hepatitis, la enfermedad se transforma en un riesgo para los demás. ¿Por qué?, El doctor Efrón lo explica: “a pocos días de empezar con los síntomas, la enfermedad ya no se contagia; el virus de la hepatitis A, el más fácil de contagiar durante el desarrollo de la vida cotidiana, es más contagioso al principio cuando, posiblemente, no hay síntomas y el paciente no sabe que está enfermo”. Por eso, parece que simplemente sentirse bien es el remedio ideal para abonar el reposo. En resumen: frente a una hepatitis bien controlada se acabaron las excusas para faltar al trabajo, a no ser que además de estar enfermo, usted sea un excelente actor.

Publicado en Que es hepatitis | Etiquetado , | Deja un comentario

Sintomas de hepatitis b y c

Hepatitis B y C.
Las hepatitis, originadas por los virus B y C respectivamente, comparten algunas características. Primero, ninguno de estos virus es tan fácil de contagiar como en el caso del virus A. pero se pueden tener complicaciones a largo plazo. La enfermedad puede “dividir se” en dos etapas: la aguda y la crónica. En la etapa inicial, el paciente se enfrenta a la etapa aguda. En este período, no hay tratamiento que sirva y, por lo general, se supera. “Una vez que se deja atrás esta etapa, se entra en la fase de cronicidad (es decir, que el virus sigue reproduciéndose en el organismo). Son virus que pueden ser más serios y que pueden afectar la salud crónicamente y estos pacientes requieren de un control tan estricto como regular porque, de lo contrario, pueden tener complicaciones crónicas y tardías que son prevenibles”, explica el doctor Ernesto Eííón, médico infectólogo, y continúa: “En los últimos años han surgido posibilidades de tratamiento médico para aquellos pacientes que tienen infección crónica. El paciente que fue a la cronicidad hoy tiene remedios que son manejados por especialistas en hepatolo-gía o gastroenteroiogía.” Estos remedios son inmunológicos: producen un aumento de las defensas contra el virus y tienen un electo antiviral contra el virus específico que se esté tratando.
En consecuencia, el paciente debe controlarse periódicamente, ya que hay un gran riesgo de tener daños crónicos que pueden ser progresivamente más serios, al punto de deteriorar gravemente la función hepática.
Sin embargo, a pesar de tener muchos puntos en común, las Hepatitis B y C tienen también características propias.

Publicado en Que es hepatitis | Etiquetado , | Deja un comentario

Hepatitis a tratamiento

Hepatitis A.
También conocida como hepatitis infecciosa, la del tipo A es la más común de todas y se adquiere, por lo general, de chico. Es más: posiblemente, la mayoría de los adultos la tuvieron y quizás, nunca lo supieron. El contagio se produce por la vía fecal-oral: el virus ingresa por la boca (a través de alimentos contaminados o juguetes contaminados que son llevados a la boca, al cambiarle los pañales a un bebé o ingiriendo agua infectada) y es eliminado casi exclusivamente por la vía fecal. Los síntomas iniciales pueden incluir fiebre, dolor abdominal, náuseas, fatiga y cansancio. Sin embargo, no todos manifiestan síntomas, así y todo pueden transmitir el virus El virus de la hepatitis A no es 100% benigno, ya que puede tener desenlaces complicados, pero no es lo más común. Además, la hepatitis A nunca va a la cronicidad. Para este virus no hay tratamiento pero sí prevención: la gamaglobulina común y existe también una vacuna, indicada en pediatría, para evitar que los chicos se contagien. Se podría decir que es ésta la vacuna más nueva, ya que es una vacuna de los años 90.

Publicado en Que es hepatitis | Etiquetado , | Deja un comentario

Tipos de hepatitis

El nene está amarillo… ¡tiene hepatitis!” Sí… puede ser… ¡pero cuidado! que el color amarillo de la piel es uno de los pocos signos visible de la hepatitis, pero no es lo único que indica la existencia de esta enfermedad en el organismo. La hepatitis, muchas veces, se desarrolla sin ningún síntoma ni signo y. a pesar de ello, se contagia. Hay que estar alertas: parece sencillo pero, a veces, puede resultar más que grave si no se la detecta a tiempo. Esto es así porque el hígado es uno de los órganos más importantes del organismo. Localizado en el lado derecho del abdomen, por debajo del diafragma y debajo de las últimas costillas, su función es metabolizar las sustancias del organismo: en palabras sencillas, es el encargado de barrer la basura que circula por nuestro cuerpo, especialmente la que proviene de lo que comemos. Hepatitis es el término usado para describir la inflamación del hígado, que puede ser originada por distintos factores.
Existen varios tipos de hepatitis que toman el nombre del virus que la produce. Así, el virus A ocasiona hepatitis A; el virus B, hepatitis B y el virus C, hepatitis C. Lo mismo ocurre con los virus D. E, F y G, que generan las hepatitis correspondientes a esas letras. Son estos los agentes virales que se conocen aunque, con el paso del tiempo, cada vez son más. En la medida que se les pone “nombre y apellido ” a un nuevo grupo de hepatitis, se hace más extensa la lista o el “menú” de tipos de hepatitis. A estos agentes virales se los reconoce como los clásicos productores de esta enfermedad, porque existen casos en que otras enfermedades originan inflamación del hígado -lal como la bruselosis-, aunque en este caso sería un efecto más de otra afección.
Cada uno de estos virus hacen que las infecciones sean distintas unas de otras, aunque todas se llamen hepatitis. Las características de la enfermedad son diferentes y a veces, también lo son los tratamientos y el tiempo de curación. Es más: dependiendo de qué virus se trate, la enfermedad puede convertirse en crónica o no (lo que implica tener una etapa aguda previa o no). La etapa aguda es la primera fase de la enfermedad. La etapa crónica, en cambio, es de larga duración (6 meses o más) y puede ocasionar daños hepáticos permanentes. Los tipos de hepatitis que pueden volverse crónicas son las causadas por los virus B, C y D.
Por otra parte, las hepatitis pueden ser (¡sintomáticas -como ocurre en la mayoría de los casos- o sintomáticas. En aquellas personas que no presentan síntomas, la enfermedad se detecla por estudios en la sangre. Los síntomas generales, en cambio, son malestares inespecíficos, lal vez fiebre, cansancio… y un porcentaje más pequeño se pone amarillo (ictericia) -ojos y conjuntivas amarillos en vez de blancos y la orina oscura- que es el único síntoma visible (en realidad, signo). Los virus más difundidos son el A, el B y el C.

Publicado en Que es hepatitis | Etiquetado , | Deja un comentario

La hepatitis

Es une enfermedad muy común, aunque alguna de sus variedades pueden ser verdaderamente graves. Conozca todo lo que debe hacer para prevenir la hepatitis, de cualquier “letra” que sea.
Las más comunes:
Hepatitis A:
Contagio: fecal – oral Prevención: vacuna y gamaglobulina Tratamiento: reposo y dieta.
Hepatitis B:
Contagio: tres vías distintas (igual al virus de HIV)
1) sangre – sangre
2) madre al hijo
3) vía sexual
Prevención: vacuna y gamaglobulina específica
Hepatitis C:
Contagio: inyecciones
No hay ni gamaglobulina ni vacuna para prevenir o tratar.

Publicado en Que es hepatitis | Etiquetado , | Deja un comentario