Archivo de la categoría: Rejuvenecimiento facial

Combatir el envejecimiento de los labios

Combatir el envejecimiento de los labiosLa expresión del envejecimiento en la piel es la atrofia del tejido conectivo que constituye la dermis, que origina su afinamiento y la aparición de arrugas.
Este envejecimiento natural se acentúa en las zonas expuestas a la radiación solar, donde se produce un daño mayor de las fibras colágenas y elásticas de la dermis. En el rostro, lo que envejece más precozmente son los párpados, allí aparecen las conocidas “bolsas” y “patas de gallo”. Luego, se forman arrugas en la región perioral, perpendicularmente a la línea de definición de los labios. Estas, no sólo son inestéticas en sí mismas por el aspecto de “fruncido” que producen, sino que complican el maquillaje de los labios ya que el labial se escapa por ellas. Los labios disminuyen de espesor, afinándose de tal modo que las arrugas pasan a ser profundos surcos. Pero eso no es todo. Vale la pena prestar atención a lo que ocurre en la línea que limita los labios: gradualmente va desapareciendo el reborde o resalte que existe a ese nivel y el bermellón va siendo invadido por la piel. La consecuencia es un labio redondeado e informe, en el que es muy difícil definir sus límites. Además de la acción de los rayos solares, hay otros factores que agravan el envejecimiento normal de los labios. Tales son la mímica exagerada y el hábito de fumar. El humo del tabaco absorbido por la piel vecina produce una intensa y sostenida vasoconstricción; la isquemia consecuente restringe la respiración celular y debilita el matabolismo de las células, acelerando el envejecimiento del tejido.                                                                                        ¿Qué hacer para mejorar esta situación? Desde el punto de vista preventivo, es imprescindible dejar de fumary usar pantallas solares de máxima protección, tanto en los labios, como en la piel circundante.
Terapéuticamente, existen varias alternativas. El afinamiento y el redondeo de los labios suele repararse mediante el reemplazo del tejido faltante. Para ello se usan el autoinjerto de grasa, implantes de colágeno, ácido hialurónico, ácido poliláctico o silanoles. Estos métodos deben complementarse con exfoliaciones y dermopigmentación del borde de los labios. Las exfoliaciones físicas (nitrógeno líquido), químicas (fenol o ácido tricloro-acético) o mecánicas (dermoabrasión), completan la eliminación de las arrugas más finas. La dermopigmentación (tatuaje con pigmentos férricos rojos) permite redelinear el borde del labio. La conclusión: mejores prevenir que curar.

Publicado en Rejuvenecimiento facial | Etiquetado | Deja un comentario

El origen del estiramiento facial

En 1899 el cirujano norteamericano, Charles Miller, desarrolló un método para retirar “pliegues de piel del párpado en forma de bolsa”. Y si bien su método marcó un hito en la historia de la cirugía estética, Miller no soportó el reproche de muchos pacientes que no quedaban conformes con los resultados y se dedicó a la cirugía general porque consideró “más satisfactorio curar enfermedades que atender vanidades”.
Si bien los primeros pacientes de la cirugía estética, recordemos, fueron hombres a quienes la sífilis había dejado sin nariz y la rinoplastía la primera técnica en perfeccionarse, en el siglo XX las mujeres tomaron la delantera y vieron en el estiramiento facial una fuente de belleza y juventud. Pero debía ser un secreto. Por eso la primera cirujana mujer, la francesa Suzanne Noel, les permitió animarse a muchas que encontraron en otra mujer discreción y silencio. Noel se había sometido a múltiples estiramientos y blefaroplastías, y atendía en su escritorio con una foto de sí misma muy joven como para invitar a la comparación. En 1912 se hizo la primera operación para levantar pómulos y en 1919 se desarrolló una técnica para eliminar la papada. Hacia 1920 el estiramiento facial se había convertido en una técnica estándar.

Publicado en Rejuvenecimiento facial | Etiquetado | Deja un comentario

El origen del lifting y cirugías de abdomen

Una de las primeras apronectomías abdominales (esto es, el retiro de grasa del abdomen) está fechada en Baltimore, en 1899. La realizó el Dr. A. Kelly a una mujer de 120 kilos a quien le extrajo un trozo de grasa de 90 centímetros de longitud por 30 de ancho, 7 de profundidad y 7 kilos de peso. Faltaban pocos años para el primer estiramiento facial, que llegó con el nuevo siglo. Sucedió en 1906, cuando el cirujano Erich Lexer operó a una actriz que, sin querer, le mostró el camino: antes de ir a dormir, la mujer se estiraba la piel de la cara hacia atrás, se vendaba fuertemente la frente y se sujetaba la venda con cintas de goma que pasaba por la parte posterior de la cabeza. Lexer copió este procedimiento realizando incisiones en forma de “S” detrás de las sienes, de las orejas y en el borde del cuero cabelludo donde “enganchaba” la piel que estiraba. Había nacido el lifting.

Publicado en Rejuvenecimiento facial | Etiquetado | Deja un comentario

Consejos de maquillaje de un profesional

-Un privilegiado, podríamos decir…
-Sí y no. Porque en parte creo que la clave de la relación que tengo con varias de las figuras con las que trabajo pasa porque yo no les “compro” ningún personaje. No miro los programas en los que trabajan, no leo las revistas en las que aparecen…soy medio ermitaño, digamos. Entonces, las trato como trato a cualquier otra persona, y si algo que se hicieron no me gusta como les queda (el nuevo corte de pelo, supongamos) se los digo y ya. Porque, la verdad, ¿qué sentido tiene andar comentando cosas por atrás? Yo prefiero ser sincero y esas son cosas que una persona inteligente siempre sabe apreciar.
-Convengamos, de todos modos, que tampoco se puede ser muy crítico con personas tan lindas como esas con las que vos trabajas. A propósito, y ya yendo al tema del make up, ¿qué tal somos las argentinas a la hora de maquillarnos?
-(Piensa) Siento que se manejan con mucho prejuicio. El maquillaje en general les genera eso. Tienen prejuicios, por caso, con respecto al color. Creen que el color es algo cache por definición, y eso no es verdad. Y también tienen ideas extrañas con respecto a otras cosas…
-¿Por ejemplo?
-¡La base! En este país, todas quieren estar “quemadas”, tanto en invierno como en verano. Entonces, siempre eligen una base de maquillaje uno o dos tonos por encima del color de su piel. Y eso está mal, porque la función de la base no es “broncear”, sino emparejar el tono de la piel y camuflar las imperfecciones. Por eso el color de la base debe ser tan parecido al tono natural de mi piel como sea posible. Ni más claro, ni más oscuro.
-A ver, sigamos con la lista de gaffes. ¿Con qué otras cosas consideras que metemos la pata frente al espejo?
-Otro aspecto del prejuicio que rodea al make up pasa por quedarse con lo aprendido. Casi todas las mujeres aprenden a maquillarse en su adolescencia y “calcan” ese modo de lookearse por los siguientes veinte años. Entonces, la que aprendió a hacerlo en los sesentas se delinea los ojos como si fuera Brigitte Bardot, y la que aprendió a hacerlo en los setentas sigue usando las mismas sombras que le quedaban bien entonces. Pero a medida que el tiempo pasa, hay que hacer cambios. Y no sólo porque la tendencia es otra, sino porque la forma de la cara va variando. Y si tu cara cambia, tu modo de maquillarte también debe cambiar para acompañar ese proceso. Por eso es tan importante conocerse y saber qué cosas realzar…
-¿Y el tema del color? Porque también en eso sospecho que nos pasamos de conservadoras…
-Tal cual. Y ese es otro error, porque hay colores que te apagan, como el marrón o el negro, que siempre endurecen los gestos y destacan las arrugas o los surcos. Otros, en cambio, te iluminan y rejuvenecen con tan sólo un toque. Los rojos, los duraznos, los naranjas, los cobres…Toda la paleta de los cálidos sirve para vernos más jóvenes y para algo todavía más importante: embellecernos. Porque un buen maquillaje siempre quita años, pero además nos muestra en nuestra mejor versión. ¡Es casi como una cirugía instantánea! (risas) Fijáte en las bocas, si no…
-¿Qué pasa con las bocas?
-Pasa que la boca es, junto con los ojos, el punto más importante de la cara. La zona más expresiva, más tuya. Por algo, si alguien quiere verse divina, no se va a concentrar no sé, en la mejilla, sino en la mirada o en la sonrisa. La expresividad de la boca es fundamental. Sin embargo, también para eso impera el prejuicio y las mujeres todavía no se animan a las bocas con color. Por suerte a Dolores (Barreiro) le encanta hacerlo y eso de algún modo ayuda a cambiar esa costumbre y a marcar otra tendencia.
-Tengo que armar mi set de maquillaje y el presupuesto sólo da para un par de productos. ¿Cuáles serían esas tres o cuatro cosas imprescindibles?
-Primero y fundamental, la base. Ahora hay verdaderas maravillas tecnológicas que deberíamos empezar aprovechar. Después, una buena máscara de pestañas, un corrector y un brillo labial. Eso sería lo indispensable para lograr un look natural y sentador.
-Vos sos bastante fan de ese tipo de maquillaje, ¿o no?
-Sí, puede ser. Me encanta la belleza natural, digamos. Pero eso no implica renegar de los recursos estéticos que están a nuestro alcance. Sólo que, por momentos, la gente cree que todo es posible, que se puede transformar a su antojo. Y esa tampoco es la idea. De hecho, me resulta mucho más atractiva la belleza no convencional. Ahora, si vamos al caso, hay un cambio notable en los iconos de la moda. Scarlett Johansonn es un buen ejemplo: es petisita, tirando a gordita, y no podría ser más sexy. Creo que vamos justamente hacia eso: hacia la belleza real. Y lo celebro.

Publicado en Rejuvenecimiento facial | Etiquetado | Deja un comentario

Adoptar los cambios de una cirugía plástica

Otro aspecto a tener en cuenta con respecto al factor E es que los resultados nunca se ven de inmediato. Luego de una intervención de cierta envergadura, de esas que implican anestesia, suturas, vendas y analgésicos, pueden transcurrir semanas y aún meses hasta que podamos contemplar en el espejo el resultado definitivo de la operación. Dicho de otro modo: si la expectativa pasa por internarse hoy para (en apenas una semana) asistir a la fiesta de casamiento de una amiga hecha una diosa, pues esa será la diosa del hematoma. En efecto, desde la misma Sociedad Argentina de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora (SACPER) se recuerda por caso que después de un lifting facial “los movimientos faciales serán un poco limitados y algunos hematomas se verán durante dos o tres semanas. Puede sentir cansancio y estar desilusionada o algo deprimida al principio”. Y para que no queden dudas recomienda que “seguramente Ud. va a estar muy satisfecha con su lifting si acepta que los resultados no van a ser visibles de inmediato”. Y lo mismo (o peor) vale para la abdominoplastía o cirugía plástica del abdomen, cuyos resultados se hacen esperar bastante más. Y todo esto por no mencionar que, a veces, los resultados pueden ser más efímeros de lo esperado. ¿Un caso típico? Muchas personas piensan, por ejemplo, que en materia de rellenos uno se los aplica y ellos permanecerán allí tanto tiempo como a uno le gustaría. Nones; los tratamientos con colágeno, grasa, y muchos otros materiales empleados para efectuar rellenos no tienen resultados permanentes. El material inyectado se metaboliza en el cuerpo y sus resultados, por ende, tienen fecha de vencimiento. La SACPER precisa al respecto que “en algunas personas, los resultados pueden durar sólo unas semanas; en otros, los resultados pueden ser definitivos. Los investigadores creen que la edad, la herencia, la calidad de la piel y el estilo de vida, así como el lugar donde se aplica el relleno, tienen importancia en la duración del mismo”. Cosa que siempre es bueno saber antes de acostarse sobre la camilla.
EL FACTOR S
Entre los muchos fenómenos psicológicos de los que se ocupó Sigmund Freud, existe uno que se toca de lleno con el tema de las expectativas. Dicho fenómeno fue denominado por él como el efecto de “lo siniestro”, en referencia a esa sensación angustiante, próxima a lo espantable y lo espeluznante, que se presenta cuando algo conocido y familiar aparece de pronto como algo extraño. Ese desconocimiento repentino produce, según Freud, una desorientación angustiosa. Pues bien, cabe aclarar que ciertas intervenciones estéticas ciertamente pueden abrir la puerta a esa sensación. Las cirugías en el rostro (en especial, las que afectan los ojos) son, aunque mucha gente no lo sepa, susceptibles de producir este tipo de fenómenos. Después de todo, en esta clase de situaciones el cirujano interviene con su arte y bisturí sobre la más personal expresión de una cara: la mirada. Este nuevo rostro puede quedar más bello que antes, más lozano y rejuvenecido, pero en un sentido es otro. Y, ante esto, el cirujano no puede anticipar si la paciente experimentará o no esta sensación de “siniestro” (algo familiar y extraño a la vez) ante su cara de estreno. Que, no está de más decirlo, una vez operada ya no tendrá vuelta atrás y no volverá a verse como se veía antes. En este sentido, el caso de Mónica M, una docente de 45 años, es bastante revelador. Ella, que en un principio estuvo decidida y contenta de hacerse una blefaroplastía o plástica de párpados (y que finalmente quedó satisfecha con los resultados), pasó las primeras 48 horas luego de la operación sin salir de su casa ni querer ver a nadie, presa de este fenómeno. “¡Ya no tengo mi mirada! ¡La mirada que tenía mi abuelo, que tiene mi padre!”, gritaba, sin permitir que nadie se acercara a menos de cuatro metros. Finalmente logró superar el episodio y hoy está feliz de haberse operado, pero el suyo es un ejemplo para tener presente. De lo que se trata, en definitiva, es de encender al máximo nuestros “motores de realidad” en vísperas de una operación de este tipo, y también de saber que cualquier intervención en el rostro (en particular, si afecta los ojos) conlleva como riesgo potencial el desconocimiento temporario de la propia imagen en el espejo. Ni más ni menos.

Publicado en Rejuvenecimiento facial | Etiquetado | Deja un comentario

10 preguntas clave sobre el relleno de labios

1. ¿A partir de qué edad se aplican? En promedio, a partir de los 35 años.
2. ¿Pueden generarme alergia? ¿O rechazo? Como se trata de sustancias sintéticas o provistas por el propio paciente, las alergias no suelen producirse. En cuanto al rechazo, sólo puede darse en los rellenos permanentes, en cuyo caso -para no removerlos quirúrgicamente- a veces se los disuelve con sustancias específicas.
3. ¿Me van a quedar hematomas?
En algunos casos (por ejemplo, en los rellenos con grasa) puede haber hematomas. También es posible sentir alguna molestia en el momento de la colocación.
4. ¿Es verdad que el relleno en los labios duele?
Y…sí. Sobre todo porque se trata de una zona con enorme cantidad de terminaciones nerviosas y muy vascularizada. Por eso, incluso cuando se aplique un calmante tópico, la aplicación de una sustancia de relleno en la zona se hace sentir.
5. ¿Es verdad que luego de la colocación de un relleno se pierde la sensibilidad de la zona? Este puede ser un efecto temporario, asociado a la colocación del producto y que desaparece con el correr de las horas.
6. ¿Cualquiera puede ponerse un relleno? No. El estado de salud del paciente, la edad y la calidad de la piel son algunos de los muchos factores a considerar antes de proceder a la intervención. Por eso es tan importante ponerse en manos de un profesional serio que sepa qué se puede hacer y qué no.
7. ¿Los fillers sólo se aplican en la cara?
No. A grandes rasgos, podríamos decir que sirven para todas aquellas zonas en donde haya “desniveles” en la piel. Desde pozos celulíticos hasta las “canaletas” que pueden quedar tras una lipo, muchos son los defectos que pueden corregirse con su ayuda.                                   8. ¿Por qué algunas ampollas de relleno son tan caras? Simple: porque muchos especialistas, para garantizar el máximo de seguridad, trabajan con rellenos importados de óptima calidad. Y estos no son precisamente económicos.
9. ¿Es verdad que los rellenos se “mueven”? Esto, si bien era frecuente hace algunos años en el caso de usar sílíconas, ya no suele suceder porque tanto los materiales como las técnicas han evolucionado mucho. Hoy, de hecho, muy poca gente se coloca rellenos definitivos.
10. Si me voy a poner Botox, ¿por qué también tengo que aplicarme un relleno?
A menudo, el médico sugiere la aplicación sincronizada de toxina botulínica junto con, por ejemplo, ácido hialurónico para lograr mejores resultados. De este modo, al tiempo que paralizan el músculo que generó la arruga, “nivelan” ésta con el filler para disimularla aún más.

Publicado en Rejuvenecimiento facial | Etiquetado | Deja un comentario

El uso del acido hialurónico


– Qué es: el ácido hialurónico es una sustancia naturalmente presente en la piel que, entre otras cosas, contribuye a estructurarla y también a darle turgencia. Con el paso del tiempo este ácido tiende a desaparecer, y por eso se lo puede sustituir por su versión sintética, Esta o ácido hialurónico sintético estabilizado, es biocompatible y biodegradable, y hoy por hoy es uno de los rellenos más usados con fines cosméticos. Se presenta en tres densidades, que se utilizan de acuerdo a la ubicación y la profundidad de las arrugas a tratar.
– Se aplica en: arrugas, pliegues, surcos, surco nasogeniano, líneas finas, relleno de labios.

Publicado en Rejuvenecimiento facial | Etiquetado , | Deja un comentario

La técnica del auto colágeno

– Qué es: consiste en reponer el colágeno que se fue perdiendo con el correr del tiempo, lo que hace que la piel pierda tonicidad y se arrugue. Este colágeno se extrae de otra zona del propio cuerpo del paciente (es decir, se trata de un procedimiento de los denominados autólogos) ya que fibras de esta proteína suelen encontrarse alrededor de los depósitos grasos. Durante una intervención de este tipo, el médico deposita -con ayuda de una aguja extrafina-colágeno por debajo de la piel y siguiendo el trazo de la arruga a suavizar.
– Se aplica en: arrugas, pliegues, surcos, labios, patas de gallo, etc.
– Prueba de alergia: no.
– Duración de la intervención: aproximadamente una hora por zona.
– Duración del relleno: seis meses es lo que demora, en promedio, el cuerpo en reabsorber la sustancia de relleno.

Publicado en Rejuvenecimiento facial | Etiquetado | Deja un comentario

Sustancias para relleno de labios y mas

Llegan, se instalan y -como algunos familiares en plena temporada de vacaciones- “no se van más”. Hablamos de las arrugas, claro. O cuanto menos de algunas de ellas. De ésas que, con el correr del tiempo y de las morisquetas, se nos acomodan en la cara para nunca más moverse de allí. Somos humanas, claro, y nuestro modo de gesticular (casi tan intransferible como el color de ojos o las huellas dactilares) acaba impreso en nuestra propia cara. El punto es que -más allá de los probados talentos de la toxina botulínica tipo A para impedir que nuestra frente termine convertida en una especie de mapa caminero ambulante- inmovilizar al músculo que genera la arruga es tratar sólo la mitad del problema. Porque, hecho esto, ¿qué pasa con el surco resultante? ¿Qué hacer con el “corte” más o menos alevoso que siempre implica para la piel toda morisqueta más o menos frecuente? Pues contra eso, dicen los entendidos, los rellenos (así, en plural, porque hoy existen decenas de tipos y marcas de ellos) son la opción más adecuada. Básicamente, porque lo que hace el relleno o filler es, justamente, rellenar la arruga (igual que como hace el enduido con la grieta de una pared), logrando de este modo un cutis sin antiestéticos desniveles. Ahora bien, convengamos que no siempre la culpa es de nuestros gestos. A menudo, y aunque semejante legado no nos haga demasiado felices, heredamos de nuestra familia -por ejemplo- un surco nasogeniano más que bien definido. Tanto que hasta quizás, al mirarnos al espejo, sintamos como si alguien hubiera trazado una especie de corte en forma de medialuna que va desde la base de la nariz y llega hasta la comisura de los labios. Pues bien, parece que también “regalitos” familiares de esta índole pueden ser abordados desde la técnica de filling o relleno, y con muy buenos resultados.
IDENTIKIT DE UN ALIADO
De acuerdo con la Dra. Agustina Capellino, ‘los rellenos o fillers son sustancias sintéticas, biológicas o siliconadas que se emplean para dar volumen a cualquier zona que lo haya perdido con el correr de los años, los rellenos también se usan para emparejar superficies. Por ejemplo, en el caso de una piel con cicatrices de acné. Pero básicamente se recurre a ellos para tratar las arrugas y los surcos del rostro, porque permiten obtener excelentes resultados, en muy poco tiempo, sin someterse a una intervención quirúrgica y a un costo más conveniente. No en vano, en Europa se los llama la cirugía de última generación”, abunda. En el inicio de esta técnica, se usaba como relleno la grasa del propio paciente, algunas siliconas o bien el colágeno bovino. Pero, con el correr de los años, el desarrollo de las investigaciones, la creación de nuevos productos (y también, por qué no decirlo, tras la epidemia de Vaca Loca que desalentó la aplicación de rellenos de origen animal y algunos inconvenientes asociados al uso de las siliconas) los fillers se han convertido en las nuevas estrellas del cielo estético. Y razones hay de sobra. Para comenzar, no exigen internaciones, ni cortes ni suturas. La aplicación demanda en promedio una hora, sólo se aplica anestesia tópica o local, el tratamiento es ambulatorio y (la frutilla del postre) los resultados son visibles de inmediato o bien en cuestión de horas. En cuanto a su duración, si bien antes se apostó sobre todo a los rellenos permanentes, a raíz de algunos inconvenientes suscitados por el empleo de determinados materiales (tal el caso de las siliconas, por ejemplo, que podían desplazarse o bien terminar generando un granuloma de cuerpo extraño incluso muchos años después de su aplicación) hoy la tendencia es otra. Los especialistas prefieren materiales biocompatibles, biodegradables y por ende con una vida útil ciertamente más breve.. .y tranquilizadora.

Publicado en Rejuvenecimiento facial | Etiquetado , | Deja un comentario

Que tener en cuenta para usar toxina botulínica

¿Cuánto cuesta?
Desde U$S 500, aproximadamente. El precio depende mucho, entre otras cosas, de su marca y origen.
¿Los resultados son inmediatos?
No. Los primeros resultados pueden ser observados en un lapso de 48 a 72 horas, que es lo que tarde el músculo en relajarse. Cabe recordar, no obstante, que ese efecto es temporal porque el nervio del músculo no es eliminado totalmente y con el tiempo la movilidad se recupera.
¿Duele?
Depende de la sensibilidad y la tolerancia al dolor que tenga cada pacientes. La mayoría no siente dolor, sobre todo porque el músculo se suele adormecer previamente con un producto anestésico local, que se aplica como una crema un rato antes del pinchazo. Después de la infiltración, el área tratada puede sentirse algo molesta y a veces hasta podría presentar hematomas. Pero al cabo de dos o tres días la hinchazón baja y la apariencia mejora notablemente.
¿Cuánto dura su efecto?
La duración varía según cada paciente, pero va de los 4 a los 6 meses. Después de eso, si se quiere seguir disfrutando de sus efectos, hay que volver a aplicar otra dosis de toxina. La duración también depende (y el dato no es menor) de la calidad del producto. Existe actualmente en el mercado, por ejemplo, una toxina botulínica de origen chino que no se vende en nuestro país (aunque sí en Brasil y Chile) con efectos no tan buenos. Pero las principales marcas locales -Botox y Dysport- son ambas confiables y duraderas.
¿Es verdad que, pasado el efecto, las arrugas se ven peor que antes?
Eso es un mito. Ninguna arruga se ve más pronunciada que antes transcurridos esos mágicos cuatro o seis meses de lisura perfecta. Sólo que el cutis vuelve a tener la misma apariencia que tenía antes de las inyecciones, cosa que resulta inaceptable para algunos pacientes.
¿Son seguras las botox parties”?
Esta es una práctica está cada vez más extendida. Se trata de reuniones en casas particulares que sirven para aplicarse botox compartiendo las ampollas (y por ende, gastando menos, puesto que una vez abierta la ampolla no puede ser conservada para su uso posterior y lo que no se aplica debe ser desechado). Para buena parte de los especialistas, estas reuniones no son aconsejables: siempre es mejor inyectarse con un médico reconocido y en un ámbito reconocido. “Estoy totalmente en contra de estas botox parties”, afirma el doctor Sergio Escobar, médico dermatólogo, miembro de la Academia Americana de Dermatología y miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología. “Se trata de reuniones donde a las señoras las inyecta un individuo que no se sabe si es médico, y que encima trabaja después de haberse tomado una copita de champán. Definitivamente, en las Botox parties la probabilidad de complicaciones es mayor”.
¿Se puede usar durante el embarazo?
Definitivamente, no. La seguridad de la toxina en mujeres embarazadas o en período de lactacia no está comprobada, y por ende nadie aconseja la aplicación. “En el embarazo la prioridad está en la panza y no en la estética de la cara”, asegura el doctor Escobar. “Si bien no hay una contraindicación formal, una cuestión de lógica y racionalidad hace que yo nunca haya inyectado a una embarazada”.

¿Qué precauciones hay que tomar?

“La mejor prevención de todas es estar bien informado y elegir bien al profesional, porque una mala aplicación puede ser perjudicial” explica el doctor Albertal. Hay algunos datos para tener en cuenta: el Botox puede tener contraindicaciones en algunos casos. Por ejemplo, en las personas que tengan alergia a este tipo de bacteria. Además, cuando el producto se usa en cantidades grandes (para combatir las arrugas del cuello, por ejemplo) el organismo puede crear defensas naturales contra la bacteria. Además, si no se administra correctamente y con cuidado, alguna cantidad del medicamento puede llegar a otro músculo y provocar resultados indeseados como una ceja más alta que otra (por no hablar del riesgo de una parálisis facial). “El mayor riesgo consiste en que la toxina llegue a músculos a los que no querés que llegue”, explica el doctor Escobar. “Hay que pensar que cada músculo que se toca con la toxina se desinerva, se desenchufa. Si por fatalidad o por mala técnica o por usar un producto de mala calidad la toxina migra al otro músculo, eso puede generar un cerramiento del ojo, o el famoso freezing de la cara, que son esas caras que parecen eternamente sorprendidas. En cualquier caso, todos estos errores, por suerte, son transitorios”, consigna. Por eso es fundamental que la aplicación quede en manos de alguien calificado. Si el producto se inyecta correctamente, es seguro: la cantidad de toxina utilizada en la terapia es ínfima, permanece largo tiempo en el punto donde se inyectó y no entra en contacto con órganos sensibles como el hígado, el riñon o el corazón.

Publicado en Rejuvenecimiento facial | Etiquetado | Deja un comentario