Archivo de la categoría: Varices en las piernas

Como mantener las piernas sin varices

Medidas que ayudan a prevenir el problema: Para optimizar los resultados del masaje, es preciso cuidar la alimentación, evitando el exceso de sal, azúcar y café, y beber por lo menos un litro y medio de agua por día, preferentemente alejado de las comidas. El cigarrillo también está contraindicado.Otros cuidados importantes:                                        ► No permanecer de pie por períodos muy prolongados. De ser inevitable, usar medias de descanso                                                                                                                                             ► Evitar tomar baños extremadamente calientes, sauna, baño turco y la depilación con cera caliente                                                                                                                                       ► Practicar una actividad física como natación, caminatas, ciclismo y gimnasia suave          ► Levantar los pies de la cama de 5 a 7 cm.                                                                               ► No utilizar ropa apretada que comprima la circulación                                                          ► Optar por zapatos de taco bajo, de 3 a 4 cm.                                                                            ► Utilizar anticonceptivos orales con pequeñas dosis de estrógeno                                        ► Por la noche, masajear las piernas con un producto descongestivo, con movimientos ascendentes y descendentes                                                                                                           ► Combatir la obesidad y la celulitis.

Publicado en Varices en las piernas | Etiquetado , | Deja un comentario

Especialista en varices

Calidad de vida.
Generalmente, existe la idea de que cuanto más ejercicio fisico soporte el cuerpo, más saludables permaneceremos. El sistema cirdilatorio se beneficiaría, el cardíaco también, sin olvidarnos del aparato repiratorio. Pero si el objetivo de realizar tales ejercicios, es evitar la producción de várices en las piernas, esta teoría se convierte en realidad, siempre y cuando los deportes elegidos no sean paddle, tenis o cualquiera que se desarrolle sobre terrenos duros e implique . correr en forma permanente. En cuanto a quienes trabajan o permanecen de pie durante un tiempo prolongado, es probable que si existe predisposición a la insuficiencia venosa de los miembros inferiores, ésta se manifieste. No hay dudas de que fumar es perjudicial para la salud, pero no . está comprobado que la adicción : al tabaco aumente la producción de várices, como tampoco el consumo moderado de alcohol.

Publicado en Tratamiento para varices, Varices en las piernas | Etiquetado , | Deja un comentario

Varices en el embarazo

Várices y embarazo.
La dulce espera es una etapa en la que suelen aparecer las várices. Pero es necesario ser muy prudentes respecto a la elección de un tratamiento, ya que en ocasiones desaparecen después del parto, total o parcialmente, o lamentablemente perduran. Es un aconte- : cimiento impredecible. Por tal motivo, se impone la prevención en los casos en los que hay antecedentes familiares de várices, o en quien tiene ya “arañitas” o várices en cierne. En estos ca-sos se recomienda el uso de me- : dias elástica, y, siempre que el obstetra esté de acuerdo, se indican flebotónicos que no estén contraindicados con el embarazo.
Fotopletismografia:
Una célula fotoeléctrica detecta con precisión el volumen de sangre que circula por la pierna.
Ecodoppler color:
Con este sistema de diagnóstico, puede verse en una pantalla en color los diferentes flujos de sangre.

Publicado en Tratamiento para varices, Varices en las piernas | Etiquetado , | Deja un comentario

Como curar las varices

Así se cura.
Una vez que el médico hizo el diagnóstico, tendrá que poner manos a la obra para solucionar el problema. Y como la tela para tal obra serán sus piernas, es mejor dar con el procedimiento adecuado. No todos requieren del mismo tratamiento. Como dicen los médicos, “no existen enfermedades, sino enfermos”. Pues bien. Frente a frente con el especialista, lo más conveniente será que juntos, evalúen qué se necesita y a qué método está dispuesto a entregarse. Como veremos, son variadas las opciones para el tratamiento y erradicación de las várices, y la elección del método más adecuado será una consecuencia directa de la correcta evaluación del problema: el Doctor Lacour nos da un ejemplo práctico:
“Primero se produce la visualización en una pantalla, a través del traductor del Ecodoppler, de la vena perforante (la más compleja de tratar). Luego se la punza con una jeringa a través de la cual es inyectado un dispositivo llamado “coil”, que consiste en un resorte de acero inoxidable recubierto por cerdas plásticas. Al colocarlo en la vena, el dispenser es retirado y el resorte toma su original forma, o sea que se enrolla en forma de espiral, taponando la vena y promoviendo la coagulación sanguínea. Es una práctica que se realiza en apenas quince minutos y logra exitosos resultados “.
“En los casos que no revisten gravedad, o cuando el paciente no se siente afectado por el aspecto estético, se trata con medicación por vía oral, elasto-compresión o esclerosis”, asegura el Doctor Lacour. Veamos en qué consiste cada una de estas variantes.
Medicamentos flebotónicos: son fármacos que refuerzan la musculatura venosa, impidiendo la distensión de las paredes de las venas, y aumentando su resistencia.
Elastocompresión: es un tratamiento local, que consiste en la utilización de vendas o medias elásticas actuando como soporte exterior de la vena, aumentando la presión de los tejidos y evitando la aparición de edemas. Son preferibles las medias a las vendas ya que en ocasiones pueden estas últimas no ajustarse a la medida necesaria para el paciente. Además, hoy día, las medias de elastocompresión no difieren de las de vestir, ya que están muy lejos de aquellas gruesas y calurosas del pasado. Más delgadas y porosas, por lo tanto frescas, las medias ya tienen el punto de compresión graduado, y el especialista determinará que tipo de venda se debe adquirir:
• Baja compresión: son las que se encuentran por debajo de los 20 milímetros de mercurio de compresión, también llamadas sport o descanso. Su uso es básicamente preventivo.
• Mediana compresión: tienen entre 20 y 30 milímetros de mercurio, y son recetadas para aquellas personas que ya tienen problemas venosos;
• Alta compresión: de más de 30 milímetros de mercurio, son utilizadas durante los estados varicosos avanzados. Esclerosis: consiste en la inyección de un agente químico que provoca una inflamación de la pared venosa, haciendo que la sangre se coagule. “Ente tratamiento debe aplicarse solamente en venas pequeñas, como puede ser el caso de las teleangiectasas -arañitas- teniendo especial cuidado en la sustancia que se inyecta. La que debe tener un agente químico de intensidad conocida -es ideal la glicerina crómica- pues si se pivduce un exceso en la aplicación de la misma, puede aparecer una mancha, que en definitiva es mucho más notoria que la várice en sí, y en el peor de los casos llega a generar una úlcera “, explica el Doctor Lacour. Asimismo, de acuerdo al tipo de várice que se trate, pueden emplearse otros tratamientos también considerados no invasivos, como se denomina a los que no implican una intervención quirúrgica. Luz Pulsada: es una luz especial -técnicamente, secuenciada-emitida por sistema com-pularizado. Puede usarse sobre cualquier grado de coloración de la piel. Tiene filtros especiales que permiten realizar la fotocoagulación de los derrames y las várices.
Es de especial utilidad en el tratamiento de arañitas, combinándolo a veces con tratamiento inyectable (escleroterapia). El tratamiento se realiza colocando un disparador sobre la piel, haciendo desaparecer lentamente las venas afectadas. Durante su aplicación se siente como un pellizco, pero esto no hace necesaria anestesia local o medicación para el dolor. Cada sesión dura entre quince o veinte minutos, y el médico determinará cuántas se necesitan.

Publicado en Tratamiento para varices, Varices en las piernas | Etiquetado , | Deja un comentario

Como prevenir varices

Métodos no invasivos:
Prueba de Brodie-Trendelenburg:
Con este examen, puede conocerse la insuficiencia valvular de la safena interna y de las perforantes. Se realiza elevando la pierna para vaciar el sistema venoso. Después se coloca un lazo de goma por debajo de la safena interna y se pone al afectado de pie.
• Si luego de 20 a 30 segundos, las venas aparecen colapsadas y al retirar el lazo se rellenan, ésto indica insuficiencia valvular de la safena.
• Si con el lazo colocado las várices nuevamente se rellenan, ésto demuestra insuficiencia de las perforantes.
• Si una vez retirado el lazo, la dilatación venosa aumenta más, ocurre que además, el problema se complica con insuficiencia valvular safena.
Prueba de Perthe:
Con este método se comprueba la permeabilidad del sistema venoso profundo. En posición de pie, y con las várices a la vista, se coloca un lazo de goma a cierta altura en la pierna. Si luego de que el médico haga caminar al paciente las várices desaparecen, queda demostrada la permeabilidad del sistema profundo. Si las várices persisten y la pierna duele, es porque el sistema profundo se encuentra obstruido.
Pletismografía:
Consiste en la medición de los cambios volumétricos (volumen de sangre) producidos por la distensión de una doble cinta de mercurio alrededor de la pierna. De este modo, se mide la actividad de la vena obtruyendo por un tiempo determinado el retorno venoso. Una vez que se llega al punto máximo, se hace una evacuación instantánea de la comprensión, registrando los cambios de volúmenes producidos. Así se hace un estudio de volumen de oclusión máxima, y para ello se utiliza, además de la cinta -semejante a la usada para tomar la presión- una bomba manual con el que se regula el aire que actúa comprimiendo (ver foto).
Fotopletismografía:
El accionar de este método es similar al de la pletismografía, con la diferencia que aquí es posible, literalmente, ver el flujo venoso y la cantidad de sangre que pulsa por segundo.
En la parte interna de la pierna, se coloca una célula fotoeléctrica autoadhe-siva (ver foto), que permite visualizar los volúmenes de sangre que se producen en la pierna cuando ésta está en movimiento. Para realizar este diagnóstico, el médico le pedirá que con las piernas juntas y las rodillas estiradas, realice de quince a veinte flexiones sobre su meta-tarso (media punta del pie). De este modo, podrá captar los movimientos del torrente sanguíneo y sus reflujos.
Doppler:
Consta de un traductor que emite ultrasonido y al deslizarlo por la zona a tratar, origina un rebote en los glóbulos rojos que se encuentran dentro de una vena o arteria. Al producirse ésto, cambia la frecuencia del ultrasonido y se transforma en una señal audible.
De tal modo, y utilizando parlantes o la pantalla de una computadora (donde se traduce en cunas) puede visualizarse por donde fluye la sangre, y así observar cuál es el sector afectado (foto). EcoDoppler:
El sistema constituye una combinación de Doppler y Ecógrafo, donde no sólo el médico puede escuchar el sonido de la sangre que fluye por las venas, sino que además registra imágenes.
Al poder visualizar la vena en pantalla, con la computadora se la puede individualizar y escuchar el sonido de la sangre de esa vena en particular. O sea que además de verlo, queda registrado en curvas gráficas. Es un método muy preciso, sólo superado en precisión por el Eco Doppler color.
EcoDoppler color:
Este método es el más moderno y preciso. Es el mismo sistema mencionado anteriormente, con la diferencia de que el flujo sanguíneo puede verse en colores. De manera que cuando el traductor que se coloca sobre la piel se acerca al flujo sanguíneo es rojo, y cuando se aleja, es azul. Así pueden estudiarse flujos y reflujos del torrente sanguíneo.

Publicado en Tratamiento para varices, Varices en las piernas | Etiquetado , | Deja un comentario

Como evitar varices

La clave, una detección precisa.
“Existen dos grupos de métodos para la detección de las várices. Los invasivos, que son aquellos que requieren un corte, punción o incisión para su desarrollo. Y los no invasivos, que son los que se realizan por vía externa, es decir, sobre la piel” explica el Doctor Raúl Lacour, jefe del servicio de Flebología y Linfología del Hospital de Clínicas José de San Martín, quien describe las características de los principales métcdos de diagnóstico de várices, claves para un tratamiento eficaz.
Métodos invasivos Flebografía: este método, cuya aplicación casi ya no se practica, consiste en la inyección por vía venosa de un líquido de contraste. Utilizando rayos X se obtiene una placa radiográfica que permite evaluar la condición del paciente. En ocasiones suele causar dolor o alergia debido a la sustancia utilizada (uno de sus componentes es el yodo). Pero igualmente, su uso es altamente eficaz para un diagnóstico preciso.
Pletismografía:
Con este preciso método se diagnostica el tipo de várice mediante la presión y la descompresión.

Publicado en Tratamiento para varices, Varices en las piernas | Etiquetado , | Deja un comentario

Usar tacos

Permitido usar tacos.
“Aunque muchas mujeres creen que usar tacos altos es malo para las piernas, desde el punto de vista médico -comenta el Doctor Simkim- es un hábito altamente beneficioso para resguardar la salud y la belleza de las piernas”. “Los zapatos de tacos altos, cinco centímetros es lo ideal, constituyen aliados irreemplazables. Su acción es importante: favorecen la flexión al caminar, también la movilización de la bomba muscular y el retorno venoso (la sangre vuelve con mayor facilidad de la pierna al corazón). Entonces, el taco es un elemento corrector también para quienes tienen el arco del pie vencido. Y con su uso, merman los dolores de columna y de piernas”, concluye el especialista.

Publicado en Tratamiento para varices, Varices en las piernas | Etiquetado , | Deja un comentario

Dolor en los pies causas

Cuando los pies sufren.
Llegado a este punto, los pies se “hinchan” y sensibilizan. Incluso, hasta puede sentirse que la temperatura de esta parte del cuerpo es más elevada de lo normal. Es probable que al recostarse y colocar las piernas en posición horizontal, la “hinchazón” -llamada clínicamente edema- desaparecerá en cuanto la circulación sanguínea retome el ritmo adecuado. Esto al menos sucederá hasta que vuelva a ponerse de pie y el proceso de inflamación se repita. Todo lo cual tiene una explicación, y es la siguiente:
• La acumulación de sangre en los tobillos que no logra retornar, genera un aumento de presión a nivel de las venas, provocando que se filtre el líquido hacia los tejidos, ocasionando un edema.
• Este es el primer paso a una serie de factores que luego se desencadenan, ya que cuando el edema se hace crónico, termina por endurecerse: clínicamente se dice que se fibrosa, debido a que se produce como una cicatriz.
• Con el correr del tiempo, el proceso se torna irreversible: el reposo ya no causa ningún efecto, y las alteraciones comienzan a sumarse.
¿Cuáles son estas alteraciones, que tanto molestan, y que si son tratadas a tiempo, pueden prevenirse?
• Hipcrpigmentación: se produce debido a la acumulación de sangre en el pie, provocando pequeñas rupturas de los capilares en las venas más pequeñas, debido a la gran presión, y originando pequeñas hemorragias que liberan hemoglobina -el pigmento rojo de la sangre- transformándose en marrón el color rojo que antes evidenciaba.
• Eczemas: sobre el teireno hiperpigmentado es habitual su aparición y consiste en reacciones de la piel que provocan dermatosis, siendo esta última una enfermedad caracterizada por la aparición de microvesículas que originan picazón y que al romperse dejan una costra, con la consecuente posibilidad de infección. Todo este proceso se produce porque la piel está muy debilitada.
• Erisipela: ésta es una infección provocada por el estreptococo -microbio que se encuentra en forma habitual en la piel- y que se multiplica produciendo una infección cuando existe un debilitamiento de la piel. Se manifiesta con fiebre elevada, junto a la aparición de una o varias manchas rojas.
• Ulcera: se presenta en la piel como una consecuencia. Que se mantiene en forma crónica, por una falla en los mecanismos de reparación de la piel. Normalmente, si se produce una herida, estos mecanismos aseguran que en cuatro o seis días cicatrice y todo vuelva a la normalidad. En cambio, si existe insuficiencia venosa, el sistema de reparación se ve afectado, impidiendo su normal funcionamiento de tal modo que la úlcera no cicatriza, aumenta de tamaño y devienen las consecuencias. Pero no todas las várices terminan en úlcera.
• Tromboflebitis superficial: es la formación de un coágulo dentro de un vaso sanguíneo. Frecuentemente se localiza en la safena interna y las venas de la cara externa de la pierna. Se presenta sobre todo en personas de edad avanzada, portadores de várices (yaricofle-bitis). Se presenta con dolor y aumento de la temperatura local. La coloración de la piel cambia del rojo al violeta y los tejidos se edematizan. En la mayoría de los casos, puede tratarse con antiinflamatorios y aspirinas.

Publicado en Tratamiento para varices, Varices en las piernas | Etiquetado , | Deja un comentario

Tipos de várices

Cómo diferenciarlas.
Existen distintos tipos de várices, que afectan a una u otra vena y por eso reciben un nombre característico. Conociendo cuál es el tipo que usted padece, podrá saber, junto a su médico, con qué técnica tratarlas.
Várices Primitivas:
Várices esenciales o idiopáticas:
existen factores predisponentes y desencadenantes. El factor predisponente más importante es el hereditario y los desencadenantes están signados por embarazos, posición prolongada de pie y traumatismos. Mediante exámenes clínicos y procedimientos de diagnóstico complementarios, es posible clasificar a estas várices en cuatro grados: Grado 1: teleangiectasas -las conocidas “arañitas”- y microvenas no mayores de 2 milímetros de diámetro. Grado 2: várices de la safena interna Grado 3: várices de la safena interna y externa, perforantes y comunicantes. Grado 4: várices de safena interna y externa, perforantes y comunicantes con golfos venosos (lucen como bolsas azuladas por debajo de la piel)
Várices Secundarias:
• Várices postrombóticas: se manifiestan como consecuencia de una flebitis (obstrucción de venas profundas).
• Traumatismos de miembros inferiores: los traumatismos leves y repetidos -golpes, presiones, etc.- que lesionan en forma progresiva las paredes venosas, pueden generar várices.
Cada sistema cumple una función determinada. Cuando ésta no puede desarrollarse normalmente, surgen las alteraciones. Aquí va una descripción detallada de cómo funcionan.
El sistema venoso profundo transporta el 90% de la sangre del cuerpo, mientras que el sistema venoso superficial sólo transporta el 10%. Cuando se produce la mencionada trombosis venosa, también conocida como flebitis, el sistema profundo se tapa y la sangre debe buscar nuevos caminos por donde transitar. En esa búsqueda encuentra al sistema superficial, entonces allí es derivada la corriente del sistema profundo.
De más está decir que si un sistema que está preparado para transportar el 10% de la circulación, de pronto, pasa a trasladar el 100%, o sea, diez veces más, surgen inevitables complicaciones. De este modo, el sistema superficial no se encuentra en condiciones de soportar semejante tarea y se dilata. Cuando esto se produce, las válvulas ya no “cierran “, generándose, como se mencionó, un reflujo sanguíneo en ambos sistemas.
Esta obstrucción del sistema profundo con el tiempo se recanaliza pero sin conservar la estructura valvular. En palabras sencillas, esa vena queda convertida en un tubo que, ante cualquier esfuerzo o aumento de presión que se produzca, transmite íntegramente el reflujo sin que haya una válvula que lo detenga, tanto en el sistema superficial como en el profundo.
Entonces, toda esta acción hace su descarga sobre la zona de los tobillos, siendo éste el punto clave en la detección temprana del problema, ya que es allí donde comienza a acumularse la sangre que no puede retomar.
A través del ultrasonido, es posible visualizar el flujo y reflujo venoso. El diagnóstico logrado es muy preciso.

Publicado en Tratamiento para varices, Varices en las piernas | Etiquetado , | Deja un comentario

Venas varicosas

Mapa del sistema venoso.
Comencemos por el principio. ¿Qué es una vena?, cualquiera de los vasos o conductos por donde vuelve al corazón, la sangre que ha corrido por las arterias.
El sistema venoso parece una obra de ingeniería. Y comprender sus mecanismos es menos complicado de lo que parece. Veamos cómo está constituido. ” Venas superficiales: están inmediatamente por debajo de la piel. Su función es drenar la sangre de las zonas superficiales a las profundas. En las piernas se destacan la safena interna y la externa. Ambas nacen en la ingle, pero la interna va por detrás de la pierna, mientras que la externa la recorre por delante
* Venas profundas: están ubicadas en el fondo de los tejidos, bien protegidas, con un sólido soporte exterior que impide que se dilaten, ya que se encuentran dentro de la masa muscular.
– Venas perforantes: constituyen una red venosa que conecta las venas profundas y las superficiales.
* Venas comunicantes: intercomunican un mismo sistema, independientemente de la acción de las perforantes. Ejemplo: superficiales con superficiales, profundas con profundas.
Las venas están preparadas para devolver al corazón la sangre que llega a los miembros por las arterias. Entonces, cuando ésta recorre las venas, tiene que ir en contra de la gravedad. Para que este retorno se cumpla eficientemente, las venas (tanto del sistema profundo como del superficial) poseen válvulas que orientan la circulación de abajo hacia arriba, de manera tal que eviten cualquier aumento de presión que tienda a invertir esa “corriente”. Cuando una persona tose, ríe, o levanta un peso importante, al aumentar la presión abdominal, suele producirse un reflujo. Normalmente, las válvulas se cierran evitándolo, tanto en el sistema profundo como en el superficial.
En determinadas ocasiones y por diferentes razones, el trabajo valvular no se cumple eficientemente. Es entonces cuando aparecen las patologías venosas. En otras palabras, las várices.
Cuidado con los kilos:
No existen alimentos que puedan contribuir preventivamente a evitar la aparición de várices. Sin embargo, para quienes tengan una predisposición a la insufi-ciencia venosa, la obesidad puede actuar como factor desencadenante y generar várices. Es habitual en quienes aumentan de peso, que las venas de los miembros inferiores comiencen a desarrollar várices, aunque hasta ese . momento no se hayan manifestado. En resumen, el exceso de peso provoca la dilatación de las venas, impidiendo el adecuado funcionamiento valvular, con su previsible consecuencia: las várices.

Publicado en Varices en las piernas | Etiquetado , | Deja un comentario