Archivo de la etiqueta: cursos de shiatsu

Manual de shiatsu

El tratamiento-diagnóstico.
Las sesiones de shiatsu generalmente se practican sobre una colchoneta en el suelo y el paciente puede permanecer vestido. El terapeuta hace un diagnóstico observando la postura del paciente, tomando el pulso, planteando preguntas y palpando el abdomen, a fin de localizar cuáles son las áreas más fuertes y más débiles en los órganos internos y el sistema de meridianos. La palpación abdominal es un método de diagnóstico que se desarrolló fuertemente en el siglo seis a.C. cuando existía una gran cantidad de terapeutas ciegos que aplicaban la medicina tradicional japonesa. Muchos especialistas de la época creían que todos los órganos podían ser evaluados y tratados aplicando presión en diferentes partes del abdomen, porque cada parte de éste se relaciona con un órgano interno determinado. Si una parte se siente blanda y débil al tacto, significa que el órgano interno correspondiente tiene problemas.
Una vez reconocida la zona mis vulnerable se procede a aplicar presión sobre sus distintos “tsubo ” -puntos ubicados a lo largo de líneas conocidas como meridianos de energía- utilizando las yemas de los dedos, los codos, puños y hasta las rodillas si es necesario. En algunas formas de shiatsu los terapeutas usan también sus pies buscando conseguir la máxima relajación y distensión de los tejidos. La presión debe ser sostenida y estable, en general no se realizan movimientos fuertes ya que se procura evitar el dolor innecesario. También se hacen estiramientos corporales y se trabaja sobre las articulaciones para movilizar la energía estancada. La respiración es un punto importante: tanto la del terapeuta como la del paciente, debe ser completa y relajada.
Una sesión de shiatsu habitualmente dura entre 60 y 90 minutos y finaliza cuando se ha logrado una total relajación. Conviene aclarar que la cura no consiste solamente en ejercer presión en cada punto, sino que antes de ese paso, ya se está concediendo un beneficio. Al auscultar el vientre o tomar el pulso, el shiatsuterapeuta no sólo busca detectar los problemas del paciente sino, al mismo tiempo tratarlos. Uno de los principios de esta práctica reza: “diagnóstico es tratamiento y tratamiento es diagnóstico”, porque cada toque tiene un efecto en el cuerpo y también proporciona al terapeuta la información necesaria para conocer a su paciente. Es por eso que el tratamiento puede ser usado simplemente como método de re-lax y también para aliviar una serie de problemas de salud.
Principalmente resulta exitoso para aliviar el estrés y tratar problemas del sistema nervioso, mejorar la digestión y la función menstrual, la concentración y la claridad mental; además promueve una buena postura y, muy especialmente, ayuda a aliviar los dolores de espalda y cuello.

Publicado en Shiatsu | Etiquetado , | Deja un comentario