Archivo de la etiqueta: esteticista profesional

La relación en la clínica de estética

La cliente también puede preguntarse si a fuerza de tanto hablar la esteticista no le está dando un se vicio de inferior calidad ¿Qué sucede cuando, apr vechando que le queda poco de tiempo, la esteticista prolonga el tratamite para tener el placer (escuchar a su cliente y corresponderle? ¿No tendrá  la cliente la impresión, en próximas visitas, de que se le está “despachando”, de que se le está haciendo el servicio deprisa y corriendo dedicándole “sólo” una hora y cuarto? ¡El tiempo que se emplea en hablar es tiempo que se quita al servicio!
“Yo comparto todo con mi cliente, tanto las preocupaciones como las alegrías” afirma una esteticista, orgullosa de sus buenas relaciones con su clientela. “Eso está muy bien -replica Maryse Corval- pero ¿puede usted venderle sus productos si ha permitido que la cliente se extienda más y más sobre sus problemas económicos? ¿No tendrá mala conciencia si le ofrece las cremas que necesita conociendo al dedillo todos los gastos que soporta desde que se ha divorciado y sabiendo, además, que su marido no le pasa la pensión alimenticia?

Publicado en Clinicas de cirugia estetica | Etiquetado , | Deja un comentario

El trato con la esteticista

La cabina de la esteticista se presta a las confidencias, y ésta, pensando que de esta forma se gana la fidelidad de la cliente, suele alentarla para que se desahogue de sus problemas. ¿Es bueno hacer de la cliente una amiga? ¿Se obtiene con ello una mejor calidad de trabajo y mas beneficio económico? “No -dice Maryse Corval; directora general adjunta de la firma Ella Bíche. A las amigas se les hace regalos. Si quiere usted ganarse la vida y aumenta sus beneficios, limítese a su profesiónalidad y apueste por la calidad de su servicios y por la confianza que su cliente tiene en su buen hacer.” Una cosa es segura: el oficio de esteticista es un oficio de don. Se necesita una verdadera vocación para ocuparse de los demás, acogerlos y darles a través de nuestras manos un verdadero afecto. Es este auténtico reconocimiento del otro lo que la confirmará en su identidad y la ayudará a vivir un poco mejor su cotidianidad de estrés y preocupaciones. Pero, ¿es preciso para ello hacer de la cliente una amiga? “Querer a los demás, desear darles lo mejor, no quiere decir en ningún caso que haya que convertirlos en amigos personales -subraya Maryse Corval- incluso es perjudicial para la profesionalidad y la reputación de la esteticista.
“De momento, la cliente que ha hablado largo y tendido de sus problemas conyugales, se siente aliviada y como vaciada de un peso. Hablar alivia, no cabe duda. Sin embargo, pensándolo mejor posiblemente se pregunte si no se ha ido demasiado de la lengua y lamente haber contado ciertos detalles a alguien que no forma parte de su vida íntima. ¿Qué pasará si esa señora se reconcilia con su marido, del que ahora quiere divorciarse? ¿Le apetecerá volver a ver a la esteticista a la que ha hablado mal del hombre que comparte de nuevo su vida? Por miedo al ridículo, lo más seguro es que quiera cambiar
de centro de estética, mientras que si la esteticista se hubiera negado a entrar en el juego de la confidencia, la cliente hubiera guardado de ella la imagen de una profesional discreta y hubiera vuelto a verla gustosamente.

Publicado en Clinicas de cirugia estetica | Etiquetado | Deja un comentario