Archivo de la etiqueta: fototerapia

La fototerapia contra la depresión

 fototerapia

LAS DIFERENTES CAUSAS
Aunque los mecanismos no se conocen bien todavía, se cree saber que la depresión temporal está relacionada con la falta de luz y se sitúa aproximadamente en los cambios de equinoccio. Así, cuando los días se acortan la luminosidad disminuye y el estado de ánimo baja en picado. Por otra parte, la depresión temporal, llamada en Norteamérica SAD (seasonal affective desorder), se da mucho más en los países nórdicos que en los soleados; más, por ejemplo, en New Hampsire que en Florida, o en Dunkerque que en Ajaccio. Una hipótesis que apuntan los científicos es que la luz permitiría mantenerse sincronizado con el ritmo de los días y de las estaciones, regulando la famosa melatonina. Esta hormona (de la que se habla mucho actualmente por esas hipotéticas promesas de antienvejecimiento) secretada durante el sueño es de alguna forma el director de orquesta de nuestros ritmos biológicos, del ciclo vigilia-sueño y de las estaciones. Pero si su secreción se ve perturbada aparecen trastornos: se duerme mal, en exceso o demasiado poco, el individuo se deprime, se estresa a la más mínima contrariedad, se siente agotado. En algunas personas esta fatiga intensa puede tomar proporciones dramáticas. Resumiendo, cuanta menos luz recibimos más se desajusta el reloj biológico, borrando la diferencia entre el día y la noche, con los consiguientes trastornos del sueño, del apetito, etc.

EL PRINCIPIO DEL TRATAMIENTO
Se trata de exponer el rostro a una luz especial, intensa y blanca, que contiene filtros antiultravioleta y antiinfrarrojos, que va de 5000 a 10.000 lux, durante 30 minutos, que pueden ampliarse progresivamente a una y dos horas diarias. Cuanto mayor es la intensidad de las lámparas menor es el tiempo de exposición necesario. Así, las que llegan a 10.000 lux permiten acortar las sesiones a 30 minutos. Estas lámparas antidepresión no tienen nada que ver con las UVA/UVB, puesto que el rostro sólo recibe un espectro particular de luz. Por esta razón son inofensivas para la piel y no se necesitan cremas solares ni traje de baño. Tampoco se precisan gafas de protección toda vez que los rayos luminosos actúan a través de la retina (¡desengáñese, sería totalmente inútil exponerse a las luces halógenas del salón!…)
Las sesiones deben hacerse teniendo en cuenta nuestro reloj biológico. Se aconseja exponerse por la mañana temprano -o máximo a media mañana- puesto que a esa hora la retina está más receptiva al ponerse en marcha para la jornada después de una noche de sueño o en vela en la oscuridad. Por otra parte, exponiéndose por la mañana se tienen más posibilidades de provocar una regulación coherente con el resto de la jornada. La fototerapia aporta un hermoso día de primavera y por eso es preferible hacerla lo más pronto posible por la mañana. Si se practica por la tarde o por la noche se corre el riesgo de excitación, con la posibilidad de provocar el efecto inverso. Excepcionalmente se puede realizar una sesión por la noche para aliviar el cansancio, si se ha hecho un viaje largo en coche.

Publicado en Consejos saludables | Etiquetado , | Deja un comentario