Archivo de la etiqueta: lipoaspiración

Los cuidados para una lipoaspiración

El reposo es fundamental. Durante 30 días, una lipoaspiración exige el uso de modeladores de lycra, que ejercen la compresión ideal para acelerar el modelaje corporal y estimular el drenaje linfático y circulatorio. Modelo y tamaño, se definen en el examen físico. Para evitar el dolor durante los primeros 5 días, se realiza reposo relativo. Es muy importante hidratarse bien, ingiriendo de 2 a 3 litros de líquido (agua, jugos naturales, mate, bebidas isotónicas y agua de coco) diarios y mantener una dieta adecuada, evitando carnes rojas, embutidos y alimentos de digestión compleja. En los primeros 3 días se siente cierta incomodidad. El edema y las equimosis (moretones o hematomas) aparecen en grados variados. Usar el modelador y cumplir con el reposo es importante para aliviar los síntomas iniciales, sobre todo cuando el paciente necesita retomar rápidamente sus actividades. Pasados 10 días los puntos se retiran. Hasta que no desaparecen las equimosis, está prohibida la exposición solar. La práctica de ejercicios puede retomarse pasado el primer mes. En el caso específico de la lipoaspiración de papada -además de reposo, hidratación y dieta-, debe evitarse el sol durante diez días. En los primeros cuatro días, es necesario cubrir la zona con una cinta adhesiva de papel. Los puntos son retirados el séptimo día.

Pre y post operatorio con la esteticista. El drenaje linfático manual después de la lipoaspiración, juega un papel fundamental, ya que éste actúa a nivel del microcosmos circulatorio con un efecto altamente antiedematizante. La cosmiatra Cristina Lema asegura que la técnica, caracterizada por manipulaciones específicas y regulares, se realiza en puntos determinados para drenar la linfa, con una acción de bombeo, presión y descompresión en pequeños círculos o en espiral. La esteticista Anna Claudia Quelroz dice que esta técnica elimina el líquido y toxinas por la orina y las heces. En el caso del postoperatorio de la lipo de papada, el drenaje deber ser practicado en todo el rostro, incluso en los 10 puntos ganglionares del maxilar inferior. Aconsejo sesiones de endermología para activar la circulación sanguínea, dejando la piel más oxigenada y con mejor textura, lo que facilita las maniobras quirúrgicas”, explica. Los tratamientos deben realizarse, a lo sumo, 3 días antes. Pero lo ideal es comenzar con una semana de anticipación. Luego del alta médico, se recomienda un drenaje linfático manual en días alternados. “No sólo tiene acción antiedematizante al actuar sobre los vasos linfáticos y los capilares sanguíneos, sino que también se obtendrá una acción sobre el sistema nervioso neurovegetativo y una acción sedante del dolor. Además, se obtendrán buenos resultados sobre la musculatura y el sistema inmunitario y se beneficiará la recuperación del paciente”, manifiesta Cristina Lema. Si bien los cortes son pequeños, la lipoaspiración es una cirugía que exige reposo y cuidados.

Publicado en Cirugia plastica y reparadora | Etiquetado | Deja un comentario