Archivo de la etiqueta: mala praxis medica definicion

Cuando se puede hablar de mala praxis

Alicia Romagnoli quería verse más linda y más joven. Tenía 42 años, y había decidido viajar de Santa Fe a Buenos Aires para hacerse una lipoaspiración, un lifting facial y algunos retoques en la nariz, el mentón y los párpados. Para que todo saliera como ella había soñado, decidió contratar a RP, el cirujano del momento, el dueño de las manos mágicas que se escondían detrás de varios de los rostros más bellos de la Argentina. Pero todas las expectativas de glamour se hicieron polvo el 15 de agosto de 1996, cuando -concluida la intervención- Romagnoli se descompensó, tuvo un paro cardíaco, no recibió la atención adecuada y terminó cuadripléjica. Esta tragedia derivó -en el mes de marzo de 2000- en uno de los más escandalosos juicios por mala praxis médica durante una cirugía estética en la Argentina. Y, más allá de la sentencia -favorable a Romagnoli-, el caso abrió la puerta a varias preguntas que desde entonces se rrevuelan en los quirófanos y dan vueltas por las cabezas de quienes planean someterse a algún tipo de intervención similar: ¿cómo hacer para reducir los riesgos de una operación fallida? ¿Adonde recurrir en el caso de que algo suceda? ¿Cualquier práctica médica “no satisfactoria” puede considerarse “mala praxis”? Dicho de otro modo: ¿cuál es el límite a la hora del reclamo ? En este post, te lo contamos todo. El primer dato a tener en cuenta es que no cualquier práctica quirúrgica más o menos desafortunada puede ser considerada mala praxis. Porque, desde su significado literal, esta expresión remite a una práctica o procedimiento erróneo por parte del profesional a cargo. Y, para poder hablar de un “error”, antes es necesario probar que hubo impericia (es decir, que el supuesto especialista no tenía la preparación adecuada); imprudencia (que arriesgó más allá de lo debido y obtuvo malos resultados); o negligencia (esto es, que no puso a disposición todos los elementos para sanar al enfermo). Ahora bien: ¿qué pasa cuando el supuesto error se asienta sobre un criterio estético? ¿Qué pasa si, simplemente, la cirugía no te deja tan linda como esperabas? Para el doctor Francisco Jorge Fama, Secretario General de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora (SACPER) y especialista en cirugía plástica y en medicina legal, un caso como ése no autoriza a hablar de mala praxis. “La simple disconformidad del paciente con el resultado, no es suficiente para hablar de ‘daño’. Por otra parte, también puede suceder que se produzca un daño, pero que éste no sea atribuible al accionar del médico, sino a un acontecimiento fortuito, y en ese caso tampoco cabe una demanda”, explica.

JUICIO (SIN) FINAL
Esa diferencia (a menudo, enorme) entre las propias expectativas y los resultados finalmente obtenidos, sumada al deseo de algunos abogados inescrupulosos de hacer dinero fácil, hace que los juicios por mala praxis médica abunden, tanto en la Argentina como en el exterior. Y este fenómeno se ha difundido a punto tal que el mercado estético ya está generando un nuevo subproducto: la industria del juicio. En efecto, según datos de la Asociación Argentina de Derecho Médico y de Salud (Aademes), en la última década la llamada “litigiosidad” aumentó un 80%. Eso, bajado a la realidad, significa que en nuestro país uno de cada cinco médicos recibe una acusación por mal desempeño. De allí también que (aunque el 94% de los casos se resuelve a favor del médico) muchos profesionales incluso altamente calificados terminen abandonando la especialidad para dedicarse a rubros menos “judicializados”. “Los pacientes corren con el beneficio de poder litigar sin gastos, y esto hace que se puedan iniciar verdaderas auenturas judiciales sin el menor riesgo”, explica el doctor Fama. “Estas auenturas, cabe aclararlo, no le dan beneficio económico al presunto damnificado, pero sí a su abogado, y hacen que el profesional tenga que afrontar una suma económica cuantiosa en concepto de gastos por honorarios de letrados y peritos, aún cuando gane el juicio”.

Publicado en Cirugía estética | Etiquetado , | Deja un comentario