Archivo de la etiqueta: manchas de sol en la cara

Como cuidarse de las manchas de sol en la piel

manchas de sol en la pielEn nuestros días parece imposible concebir la belleza en verano sin una piel bronceada. Pero, ¿cómo broncearse sin jugarse el pellejo? Una apuesta difícil, aunque no imposible para los laboratorios cosméticos, que buscan incansablemente la forma de suavizar los rigores del sol y garantizar la seguridad de la piel. Este afán ha dado como resultado los denominados protectores solares a cual mejor en contenido de filtros y pantallas solares, que preparan cada vez más eficazmente el terreno epidérmico para recibir el sol. De forma paralela, proliferan los productos reparadores after sun, sin contar con los autobronceadores y los activadores del bronceado.

Utilización: ¿dónde?
Nada parece más sencillo a primera vista que untarse con un protector solar y tenderse a tomar el sol. Sin embargo son muchos los que no respetan las reglas de utilización más elementales.
• La zona corporal adecuada
– Hay que aplicarlo preferentemente en rostro, cuello y manos. Estas zonas al descubierto durante todo el año deben protegerse con productos potentes -cuando puedan tolerarse- durante el periodo vaca-cional, pudiendo aplicar una protección inferior en el resto del cuerpo.
– Hay que llevar cuidado con las “zonas sensibles” que se queman rápidamente, como son la nariz, el borde de las orejas y el empeine del pie.
• El momento adecuado
Las aplicaciones deben repetirse cada hora en los primeros días, y más tarde cada dos horas, toda vez que se trata de productos de acción superficial, que se eliminan por la transpiración. También hay que repetirlas después de cada baño.
• El modo correcto
Hay que aplicar el producto en capa fina y uniforme, sin intentar hacerlo penetrar. Los protectores solares no han sido ideados para penetrar en profundidad, sino para permanecer en la superficie, como un escudo protector.

• No han de provocar intolerancia y, con mayor motivo, fenómenos de fotosensibillzación.
• Deben responder a una difícil misión: impedir la insolación y los efectos desastrosos de las radiaciones UV a largo plazo… salvaguardando al mismo tiempo las posibilidades de bronceado.
¿cuándo? ¿cómo?
• El índice de protección necesario
– Hay que elegir la potencia del producto en función del propio fototipo de piel. Los individuos de fototipo claro, sin posibilidades de pigmentación, han de utilizar productos de alta protección durante todas las vacaciones.
– No hay que olvidar la diferente intensidad de los rayos solares según dónde se esté: en alta montaña, en la nieve, se precisan protectores solares de índice muy elevado.
• La dosis precisa
Los índices de protección se calculan en los laboratorios, para dosis de 2 mg de crema por cm2 de piel, es decir, las tres cuartas partes de un tubo de 100 mi de producto para todo el cuerpo (la superficie cutánea es de 1,5 a 2m2 en un adulto joven de estatura media).
Sin embargo, una mayoría de personas no emplea, ni mucho menos, la cantidad de producto que precisaría, y generalmente se utiliza sino la mitad o la cuarta parte de la dosis necesaria. Por consiguiente, hay que dividir en las mismas proporciones la eficacia real del producto.

Publicado en Tratamientos para la piel | Etiquetado | Deja un comentario