Archivo de la etiqueta: trucos de maquillaje profesional

Consejos de maquillaje de un profesional

-Un privilegiado, podríamos decir…
-Sí y no. Porque en parte creo que la clave de la relación que tengo con varias de las figuras con las que trabajo pasa porque yo no les “compro” ningún personaje. No miro los programas en los que trabajan, no leo las revistas en las que aparecen…soy medio ermitaño, digamos. Entonces, las trato como trato a cualquier otra persona, y si algo que se hicieron no me gusta como les queda (el nuevo corte de pelo, supongamos) se los digo y ya. Porque, la verdad, ¿qué sentido tiene andar comentando cosas por atrás? Yo prefiero ser sincero y esas son cosas que una persona inteligente siempre sabe apreciar.
-Convengamos, de todos modos, que tampoco se puede ser muy crítico con personas tan lindas como esas con las que vos trabajas. A propósito, y ya yendo al tema del make up, ¿qué tal somos las argentinas a la hora de maquillarnos?
-(Piensa) Siento que se manejan con mucho prejuicio. El maquillaje en general les genera eso. Tienen prejuicios, por caso, con respecto al color. Creen que el color es algo cache por definición, y eso no es verdad. Y también tienen ideas extrañas con respecto a otras cosas…
-¿Por ejemplo?
-¡La base! En este país, todas quieren estar “quemadas”, tanto en invierno como en verano. Entonces, siempre eligen una base de maquillaje uno o dos tonos por encima del color de su piel. Y eso está mal, porque la función de la base no es “broncear”, sino emparejar el tono de la piel y camuflar las imperfecciones. Por eso el color de la base debe ser tan parecido al tono natural de mi piel como sea posible. Ni más claro, ni más oscuro.
-A ver, sigamos con la lista de gaffes. ¿Con qué otras cosas consideras que metemos la pata frente al espejo?
-Otro aspecto del prejuicio que rodea al make up pasa por quedarse con lo aprendido. Casi todas las mujeres aprenden a maquillarse en su adolescencia y “calcan” ese modo de lookearse por los siguientes veinte años. Entonces, la que aprendió a hacerlo en los sesentas se delinea los ojos como si fuera Brigitte Bardot, y la que aprendió a hacerlo en los setentas sigue usando las mismas sombras que le quedaban bien entonces. Pero a medida que el tiempo pasa, hay que hacer cambios. Y no sólo porque la tendencia es otra, sino porque la forma de la cara va variando. Y si tu cara cambia, tu modo de maquillarte también debe cambiar para acompañar ese proceso. Por eso es tan importante conocerse y saber qué cosas realzar…
-¿Y el tema del color? Porque también en eso sospecho que nos pasamos de conservadoras…
-Tal cual. Y ese es otro error, porque hay colores que te apagan, como el marrón o el negro, que siempre endurecen los gestos y destacan las arrugas o los surcos. Otros, en cambio, te iluminan y rejuvenecen con tan sólo un toque. Los rojos, los duraznos, los naranjas, los cobres…Toda la paleta de los cálidos sirve para vernos más jóvenes y para algo todavía más importante: embellecernos. Porque un buen maquillaje siempre quita años, pero además nos muestra en nuestra mejor versión. ¡Es casi como una cirugía instantánea! (risas) Fijáte en las bocas, si no…
-¿Qué pasa con las bocas?
-Pasa que la boca es, junto con los ojos, el punto más importante de la cara. La zona más expresiva, más tuya. Por algo, si alguien quiere verse divina, no se va a concentrar no sé, en la mejilla, sino en la mirada o en la sonrisa. La expresividad de la boca es fundamental. Sin embargo, también para eso impera el prejuicio y las mujeres todavía no se animan a las bocas con color. Por suerte a Dolores (Barreiro) le encanta hacerlo y eso de algún modo ayuda a cambiar esa costumbre y a marcar otra tendencia.
-Tengo que armar mi set de maquillaje y el presupuesto sólo da para un par de productos. ¿Cuáles serían esas tres o cuatro cosas imprescindibles?
-Primero y fundamental, la base. Ahora hay verdaderas maravillas tecnológicas que deberíamos empezar aprovechar. Después, una buena máscara de pestañas, un corrector y un brillo labial. Eso sería lo indispensable para lograr un look natural y sentador.
-Vos sos bastante fan de ese tipo de maquillaje, ¿o no?
-Sí, puede ser. Me encanta la belleza natural, digamos. Pero eso no implica renegar de los recursos estéticos que están a nuestro alcance. Sólo que, por momentos, la gente cree que todo es posible, que se puede transformar a su antojo. Y esa tampoco es la idea. De hecho, me resulta mucho más atractiva la belleza no convencional. Ahora, si vamos al caso, hay un cambio notable en los iconos de la moda. Scarlett Johansonn es un buen ejemplo: es petisita, tirando a gordita, y no podría ser más sexy. Creo que vamos justamente hacia eso: hacia la belleza real. Y lo celebro.

Publicado en Rejuvenecimiento facial | Etiquetado | Deja un comentario